14 junio
Coutinho (11) fue la gran figura de Brasil al marcar un doblete y encaminar la goleada de 3-0 ante Bolivia, en el arranque de la Copa América 2019. (Fotografía: Miguel SCHINCARIOL AFP
Coutinho (11) fue la gran figura de Brasil al marcar un doblete y encaminar la goleada de 3-0 ante Bolivia, en el arranque de la Copa América 2019. (Fotografía: Miguel SCHINCARIOL AFP

Cuestionado en el Barcelona por su bajo rendimiento, el brasileño Philipe Coutinho encontró su desahogo en la Selección de Brasil, al guiar al conjunto suramericano a su primera victoria en la Copa América 2019.

Mientras en medios españoles se habla de su inminente venta, tras un pobre torneo de más bajas que altas, Coutinho fue la figura del cuadro brasileño que tuvo que esperar 49 minutos para abrir el cerrojo que implantó Bolivia, al cual derrotó por 3-0.

Ante la ausencia de Neymar por lesión, Coutinho con el número 11 a sus espaldas logró resquebrajar la zaga boliviana. Primero mediante la vía del penal, en el minuto 49, y luego en el 53 con un cabezazo a servicio de Firmino, después de una primera parte con dominio de los locales, si bien fueron incapaces de abrir la cuenta.

La tercera conquista llegó en una gran acción individual de Everton, quien dejó botados a dos rivales por la banda izquierda, se corrió al centro y soltó un derechazo imposible para el guardameta Carlos Lampe, quien poco pudo hacer en las tres anotaciones.

Brasil alineó en el ataque a un poderoso tridente conformado por Firmino (Liverpool), David Neres (Ajax) y Richarlison (Everton), para el duelo de inauguración en el estadio Morumbí de Sao Paulo, por lo que era previsible la presión constante de los anfitriones.

El cuadro auriverde busca su noveno campeonato, tras no ganar el torneo de fútbol más antiguo del planeta desde el 2007, cuando la copa se disputó en Venezuela.

Después de un pobre Mundial de Rusia 2018 y tras los problemas extracancha de Neymar, acusado de violación, a lo que se añadió su posterior lesión, así como la de Arhur ante Honduras, la expectativa de La Canarinha era demostrar que la continuidad de Tité era lo más conveniente para el plantel.

El Scratch du ouro, con un grupo joven en la ofensiva, pero con la experiencia en la zaga de Filipe Luis, Thiago Silva, Dani Alves y Marquinhos salió a buscar la victoria, para silenciar las dudas que de alguna manera se cernían sobre el plantel. Se dice que no tiene el peso de sus antecesores, pero que gira alrededor de un grupo trabajador y con un incasable Casimiro en el medio del campo.

La goleada ante una débil Honduras por 7-0 dio credibilidad al grupo, que tomó confianza, la cual intentó transmitir ante una débil Bolivia que intentó crear peligro sin mayores consecuencias, convirtiéndose en el rival idóneo para el arranque de la Verdeamarela en el torneo.

Como era de esperar, Bolivia especuló, intentó sorprender con algunos contragolpes, trató de afianzarse en defensa y tratar de aprovechar el error del rival, aunque al final no tuvo mayores consecuencias.

Brasil volverá a la acción el martes 18 de junio frente a Venezuela, un compromiso que en el papel no debería ser de mayores apuros. Luego cerrará su participación en el Grupo A frente a una Perú competitiva, que peleará su clasificación a la segunda ronda del torneo suramericano.