Puro Deporte

El gran legado del Chato Piedra

El cariño y el profesionalismo con que Alfredo Piedra trabajó en el futbol nacional, le heredó al Chato más hijos de la cuenta.

Hoy, antiguas figuras del balompié costarricense no dudan en afirmar que don Alfredo es como un padre para ellos.

Chato empezó su carrera deportiva en 1938, cuando integró las filas del Orión Futbol Club. Ese año obtuvo el título nacional y destacó como máximo anotador del torneo.

En 1940 pasó a la Sociedad Gimnástica Española, pero regresó al Orión un año después para ganar un título más. Ganó su tercer campeonato con el Club Sport La Libertad, en 1946.

Como seleccionado nacional, obtuvo el segundo lugar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1938.

Retirado como jugador en 1951, inició su etapa como técnico del Orión, Saprissa, Alajuelense, Cartaginés, San Ramón, Herediano, San Carlos y el Municipal Puntarenas.

Además, fue contratado como técnico del Morelia de México y el Club Juventud Asturiana, de Cuba.

Dirigió a los famosos “Chaparritos de Oro” y ganó con la Tricolor el Campeonato Centroamericano de 1963, en El Salvador.

Se pensionó de su trabajo en Correos y Telégrafos y puso un taller eléctrico en su casa, el cual dejó de atender hace poco.

Don Alfredo cumplió 87 años, vive en Rohrmoser, está casado y tiene cinco hijos y 11 nietos.

Me critican porque soy orionista y, como Saprissa es hijo del Orión, me gusta ver a Saprissa, pero no soy fanático”

Alfredo Piedra Mora

Exfutbolista nacional