Internacional

Hora de reformar el sistema financiero global

Los países en desarrollo, con buenas perspectivas de crecimiento, deberían poder endeudarse de manera confiable en términos de mercado decentes

En la cumbre climática COP26, cientos de instituciones financieras declararon que pondrían a trabajar billones de dólares para financiar soluciones para el cambio climático. Sin embargo, una enorme barrera se interpone en el camino: el sistema financiero del mundo en realidad impide el flujo de recursos a los países en desarrollo, creando para muchos una trampa mortal.

El desarrollo económico depende de inversiones en tres tipos esenciales de capital: humano (salud y educación), infraestructura (electricidad, digital, transporte y urbana) y negocios. Los países más pobres tienen niveles más bajos por persona de cada tipo de capital y, por tanto, también el potencial de crecer rápidamente si invierten de manera equilibrada en cada uno de ellos. Hoy ese crecimiento puede y debe ser verde y digital, y evitar el crecimiento sumamente contaminante del pasado.

Los mercados de bonos y los sistemas bancarios globales deberían ofrecer suficientes fondos para la fase “convergente” de alto crecimiento del desarrollo sostenible, pero no es lo que pasa. El flujo de fondos de los mercados de bonos globales y de los bancos a los países en desarrollo sigue siendo pequeño, muy costoso para los prestatarios e inestable.

Los prestatarios de los países en desarrollo pueden pagar cargos por intereses que muchas veces son un 5 o un 10 % más altos al año que los costos de endeudamiento que pagan los países ricos.

Como grupo, los prestatarios de los países en desarrollo son considerados de alto riesgo. Las agencias de calificación de bonos asignan ratings más bajos mediante fórmulas mecánicas a los países solo porque son pobres. Sin embargo, estos elevados riesgos percibidos son exagerados y, muchas veces, se convierten en una profecía autocumplida.

Cuando un gobierno emite bonos para financiar inversiones públicas, por lo general cuenta con la capacidad para refinanciar algunos de los bonos, o todos, en el momento del vencimiento siempre que la trayectoria a largo plazo de su deuda, con relación a los ingresos del gobierno, sea aceptable.

Si el gobierno de repente descubre que es incapaz de refinanciar las deudas que vencen, probablemente se vea forzado a caer en default, no por mala fe o por una insolvencia a largo plazo, sino por falta de efectivo.

Esto es lo que les sucede a demasiados gobiernos de países en desarrollo. Los prestadores internacionales (o agencias de calificación) creen, muchas veces de manera arbitraria, que un país se ha vuelto insolvente. Esta percepción resulta en una “parada repentina” de nuevos préstamos al gobierno.

Sin acceso a un refinanciamiento, el gobierno se ve obligado a decretar un default, “justificando” así los temores precedentes. El gobierno luego recurre, por lo general, al Fondo Monetario Internacional para un financiamiento de emergencia. Recuperar la reputación financiera global del gobierno normalmente lleva años o incluso décadas.

Los gobiernos de países ricos que se endeudan internacionalmente en sus propias monedas no enfrentan el mismo riesgo de una parada repentina, porque sus propios bancos centrales actúan como prestadores de último recurso. Prestarle dinero al gobierno de Estados Unidos se considera seguro, sobre todo, porque la Reserva Federal puede comprar bonos del Tesoro en el mercado abierto, garantizando en efecto que el gobierno pueda refinanciar las deudas que vencen.

Lo mismo es válido para los países de la eurozona, suponiendo que el Banco Central Europeo actúa como el prestador de último recurso. Cuando el BCE dejó de desempeñar ese papel brevemente, poco después de la crisis financiera del 2008, varios países de la eurozona (entre ellos Grecia, Irlanda y Portugal) temporalmente perdieron acceso a los mercados de capital internacional.

Después de esa debacle —experiencia casi mortal para la eurozona—, el BCE redobló su función de prestador de último recurso, ejecutó un alivio cuantitativo a través de compras masivas de bonos de la eurozona y de ese modo alivió las condiciones de endeudamiento para los países afectados.

En consecuencia, los países ricos, por lo general, se endeudan en sus propias monedas, a bajo costo y con poco riesgo de falta de liquidez, excepto en momentos de una mala gestión política excepcional (como la implementada por el gobierno de Estados Unidos en el 2008 y el BCE poco después). Los países de bajos ingresos y de ingresos bajos y medios, por el contrario, se endeudan en monedas extranjeras (principalmente dólares y euros), pagan tasas de interés excepcionalmente altas y sufren paradas repentinas.

Por ejemplo, la ratio deuda-PIB de Ghana (un 83,5 %) es mucho más baja que la de Grecia (un 206,7 %) o que la de Portugal (un 130,8 %). Sin embargo, Moody’s califica la solvencia de los bonos del Gobierno de Ghana en B3, varios niveles por debajo que la de Grecia (Ba3) y Portugal (Baa2). Ghana paga alrededor del 9 % sobre un endeudamiento a diez años, mientras que Grecia y Portugal apenas pagan el 1,3 % y el 0,4 %, respectivamente.

Las principales agencias de calificación crediticia (Fitch, Moody’s y S&P Global) asignan calificaciones de grado de inversión a la mayoría de los países ricos y a muchos países de ingresos superiores y medios, pero asignan calificaciones por debajo del grado de inversión a casi todos los países de ingresos bajos y medios y a todos los países de bajos ingresos. Moody’s, por ejemplo, actualmente asigna un grado de inversión solo a dos países de ingresos bajos y medios (Indonesia y Filipinas).

Billones de dólares en pensiones, seguros, bancos y otros fondos de inversión se retiran mediante leyes, regulaciones o prácticas internas de títulos por debajo del grado de inversión. Una vez perdida, una calificación soberana de grado de inversión es extremadamente difícil de recuperar a menos que el gobierno cuente con el respaldo de un banco central fuerte.

Durante la primera década del siglo XXI, 20 gobiernos —entre ellos Barbados, Brasil, Grecia, Túnez y Turquía— fueron degradados por debajo del grado de inversión. De los cinco que han recuperado su calificación, cuatro están en la UE (Hungría, Irlanda, Portugal y Eslovenia) y ninguno en América Latina, África o Asia (el quinto es Rusia).

Una revisión del sistema financiero global, por tanto, es urgente y está muy retrasada. Los países en desarrollo, con buenas perspectivas de crecimiento y necesidades de desarrollo vital, deberían poder endeudarse de manera confiable en términos de mercado decentes.

Con este objetivo, el G20 y el FMI deberían diseñar un sistema de calificación crediticia nuevo y mejorado que responda a las perspectivas de crecimiento y a la sustentabilidad de la deuda a largo plazo de cada país. Las regulaciones bancarias, como las del Banco de Pagos Internacionales, deberían ser revisadas según el sistema mejorado de calificación crediticia para facilitar más préstamos bancarios a los países en desarrollo.

Para poner fin a las paradas repentinas, el G20 y el FMI deberían usar su poder de fuego financiero para sustentar un mercado secundario líquido en bonos soberanos de países en desarrollo. La Fed, el BCE y otros bancos centrales clave deberían establecer líneas de swap de monedas con los bancos centrales en los países de bajos ingresos y de ingresos bajos y medios.

El Banco Mundial y otras instituciones financieras de desarrollo también deberían aumentar marcadamente sus subsidios y préstamos concesionales a los países en desarrollo, especialmente los más pobres. Finalmente, si los países y las regiones ricos, entre ellos varios estados norteamericanos, dejaran de patrocinar el lavado de dinero y los paraísos fiscales, los países en desarrollo tendrían más ingresos para financiar inversiones en desarrollo sostenible.

Jeffrey D. Sachs: profesor y director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia y presidente de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

©Copyright: Project Syndicate.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.