Gina Montaner. 18 marzo

Las buenas caricaturas políticas condensan una compleja realidad con el mazazo de una imagen. Poco después de que saliera a la luz el envenenamiento en Inglaterra de un ex espía ruso y su hija, salió en la prensa una sátira dibujada en la que aparecía Vladimir Putin ofreciendo té a mandatarios de Occidente ante las expresiones de espanto de estos, seguros de que un té con el hombre fuerte de Rusia puede ser letal.

A la luz de los últimos acontecimientos, haría bien la primera ministra británica, Theresa May, en no darle ni la mano a Putin porque en el Kremlin no les tiembla el pulso a la hora de revanchas con enemigos políticos. La práctica de los crímenes de Estado que se cometieron bajo el comunismo continúa con este antiguo general de la KGB, que se siente más a sus anchas en el oscuro mundo del espionaje que en las cumbres que reúnen a jefes de Estado.

Los tentáculos del gobierno ruso son muy largos

Los tentáculos del gobierno ruso son muy largos: emponzoñan las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Europa, con su ejército de troles interfiriendo en campañas políticas y diseminando noticias falsas. En el sentido menos figurativo y con consecuencias que pueden derivar en la muerte, contaminan a hombres y mujeres desafectos a los lineamientos de la Rusia de Putin, trufada de la nostalgia por la Guerra Fría y sus implacables telones de acero.

Durante décadas, los aparatos de inteligencia de la antigua Unión Soviética emplearon métodos ominosos para deshacerse de disidentes, espías que hacían contrainteligencia o periodistas que destapaban las cloacas de sus gulags en Europa del este.

En 1978, el escritor búlgaro Georgi Markov, instalado en Londres tras huir de la censura por sus escritos, sintió en su pierna el pinchazo de un paraguas cuando cruzaba el puente de Waterloo. Un enviado de la KGB le había inoculado una dosis mortal de ricino que le produjo la muerte un día después.

Refugio. Inglaterra ha sido refugio de quienes huyeron del comunismo y hoy continúa siéndolo para los que consiguen bajarse de la noria mafiosa del entorno de Putin. Sin embargo, los sicarios del Kremlin se mueven a sus anchas en las sombras de la capital británica al acecho de los “traidores”. No en balde, en la jerga de estos personajes sacados de las novelas de John Le Carré, se refieren a “Londongrado”, porque en sus calles ya hay más topos de Putin que disidentes.

En este “Londongrado”, lluvioso y con bruma –tan apto para las novelas de crimen y espionaje–, fue donde el ex-KGB Alexander Litvinenko perdió la vida en el 2006, días después de tomar el té con un agente encubierto que despachó Moscú en calidad de ángel de la muerte.

El mundo entero siguió en directo la lenta agonía de Litvinenko en un hospital londinense, víctima de envenenamiento con polonio 210. Tras este incidente, oligarcas y exsocios de Putin exiliados en Inglaterra han caído como moscas en episodios misteriosos que llevan el sello de las mazmorras de la KGB donde se formó concienzudamente el mandatario ruso.

Víctimas. El penúltimo capítulo de esta guerra fría que no decae lo han protagonizado Sergei Skripal y su hija Yulia en la tranquila localidad de Salisburry. Padre e hija fueron encontrados inconscientes en un banco de un centro comercial donde habían ingerido una comida secretamente rociada con gas nervioso.

LEA TAMBIÉN

Habitación 382

Theresa May, los líderes de Europa y el presidente Donald Trump, a quien inexplicablemente le cuesta marcar distancias con su homólogo ruso, hoy condenan este acto y señalan al Kremlin como el gran orquestador de estos crímenes de encargo con sustancias cada vez más sofisticadas y mortíferas.

Entretanto, Putin se ríe en sus caras e hincha su torso hipermusculado, demostrando que él es el rey de la selva. Fueron muchos años de formación estalinista pura y dura. Un té con Putin puede ser una cuestión de vida o muerte.

[©FIRMAS PRESS]

La autora es escritora.