Julio César Calvo Alvarado y dos firmas más. 6 septiembre, 2019

El Instituto Tecnológico de Costa Rica (Tec) hizo un estudio en el 2017, junto con el Programa Estado de la Nación, con miras a un posible cambio en el cobro a los estudiantes.

El Estado de la Nación investigó los modelos de cobro de 21 países en 5 continentes. Algunos responden a la visión de que la educación pública superior es un derecho social y el Estado debe garantizarlo sin ninguna restricción; otros consideran que la educación universitaria genera beneficios individuales de por vida a quienes tienen la oportunidad de acceder a ella y, por tanto, es justo que paguen la carrera.

El estudio muestra cómo muchas universidades ya tienen tarifas al costo en programas de posgrado y promueven el financiamiento de investigación y desarrollo (I+D) con la participación del sector privado.

Hay necesidad de buscar nuevas fuentes de recursos para apoyar el programa de becas estudiantiles y existe un segmento de la población estudiantil procedente de familias con capacidad para pagar más por los estudios de sus hijos en el Tec.

También se encuestó a los estudiantes de primer ingreso del 2017 y el 2018 para determinar su disposición y la de sus familias a hacer un pago adicional.

Las autoridades se encuentran analizando diferentes escenarios presentados por una mesa de trabajo. Dado lo complejo del asunto, toda propuesta requiere una viabilidad legal y social.

Método actual. El Tec brinda un subsidio a toda la población estudiantil de grado, de aproximadamente el 75 %. El monto pagado por los estudiantes en la actualidad es ¢230.680 por semestre en bloque completo.

El 7 % del presupuesto va a un fondo de becas estudiantiles, el cual se sostiene con lo que cancelan los alumnos sin beca. En el 2018, el fondo superó los ¢3.000 millones, con los cuales un 56 % de los estudiantes de grado (de un total 10.898) recibió algún tipo de ayuda.

De los 2.159 estudiantes de primer ingreso este año, 449 proceden de 42 centros educativos privados. Según un sondeo hecho en 33 escuelas y colegios particulares, a la mitad de estos estudiantes sus estudios les habrían significado una inversión de entre ¢200.000 y ¢500.000 mensuales, mientras que la matrícula del Tec semestral es de apenas ¢230.680.

Los datos anteriores resaltan la necesidad de buscar nuevas fuentes de recursos para apoyar el programa de becas estudiantiles y también demuestran la existencia de un segmento de la población estudiantil procedente de familias con capacidad para pagar más por los estudios de sus hijos en el Tec.

El cambio de modelo le aseguraría al Tecnológico continuar siendo una universidad comprometida con la movilidad social al fortalecer el acceso, la permanencia y la graduación exitosa de los alumnos, así como la inclusión y la equidad.

Julio César Calvo Alvarado es exrector del Tec, Luis Paulino Méndez Badilla es el actual rector y Tatiana Fernández Martín es funcionaria de la Oficina de Planificación Institucional.