Foros

Cauce seco del río Ocloro víctima de la Municipalidad

Gobierno local manda a cortar árboles sembrados por vecinos de Los Yoses

Con miras a revertir los problemas que se enfrentan hoy producto del desarrollo urbanístico y ambiental, se han desarrollado diversas estrategias tendentes a formular políticas públicas de contención ambiental y de apoyo a la vida silvestre.

Uno de los ríos que han sido afectados por la desorganización del crecimiento urbano es el Ocloro. El río nace cerca del centro comercial Plaza del Sol y atraviesa por tres municipalidades: Curridabat, Montes de Oca y San José.

El Ocloro desemboca en el río María Aguilar. Por ese motivo se incluyó en la iniciativa de reactivación llamada Corredor Biológico Interurbano María Aguilar (Cbima), con el objetivo de prevenir y mitigar «las situaciones de emergencia provocadas por eventos naturales o por la acción humana; todo ello a través del rescate, conservación y saneamiento del cauce del río y sus afluentes».

Según declaró Lidier Esquivel, miembro de la Comisión Nacional de Emergencias y líder del Departamento de Investigación y Análisis de Riesgo de la comisión, al Semanario Universidad en el 2016, la situación de ambos ríos era un «riesgo inminente de emergencia» que requería ser revertida «de manera urgente» con el fin de brindar las condiciones de seguridad necesarias a los habitantes de las cuencas de los ríos Ocloro y María Aguilar.

Producto del desbordamiento constante del Ocloro, iniciativas ciudadanas asociadas con la protección del derecho al espacio ambiental han procurado ir reforestando con árboles que protejan la cuenca y estabilicen los terrenos, como los árboles de sotacaballo (Zygia longifolia).

Los árboles aún están jóvenes, en este momento miden entre tres y cinco metros de altura, y se espera seguir una siembra que no afecte las edificaciones a lo largo del cauce que cruza el barrio Los Yoses.

Lo anterior ha sido posible por la participación ciudadana y el voluntariado, con el objetivo compartido con el Cbima para mejorar la calidad de la trama verde y en los lotes baldíos colindantes o aledaños al área de protección de la microcuenca para, así, mejorar y construir ciudades sostenibles.

Las loables iniciativas, sin embargo, resultan afectadas por la corta de árboles en las orillas del cauce seco por orden de la Municipalidad de Montes de Oca.

patricia.fumero@ucr.ac.cr

La autora es directora del Instituto de Investigaciones en Arte de la UCR.