Columnistas

Ucrania y Rusia: la salida es sentarse en la mesa de negociación

La negociación con Putin no resolverá cientos de años de sospecha mutua entre Rusia y Occidente, pero es la única opción para evitar un conflicto mundial entre potencias nucleares

Putin quiere cambiar el curso de la historia. Su plan, concebido para enmendar parcialmente las consecuencias de la disolución de la Unión Soviética, que según sus palabras es “la mayor catástrofe geopolítica del siglo veinte”, está condenado al fracaso.

Incluso si el Ejército ruso consigue reconducir una campaña militar fallida, no será más que una victoria pírrica que poco hará por cumplir las pretensiones de grandeza que alberga Putin para su país.

En Mariúpol, las tropas rusas se imponen, pero ganar una batalla no significa ganar la guerra. Putin, como buen conocedor de la historia de su país, debería ser consciente de que las victorias militares no siempre desembocan en triunfos geopolíticos.

Las invasiones de la Unión Soviética a Hungría en 1956 y Checoslovaquia en 1968, o la imposición de la ley marcial en Polonia en 1981, fueron más victorias relativamente pequeñas de una potencia que estaba perdiendo la Guerra Fría contra un modelo social y económico que demostró ser más resiliente.

Putin no está ganando las batallas que esperaba en Ucrania, y está lejos de poder librar la guerra de ocupación que sería necesaria para negar a Ucrania su existencia como Estado independiente. El reciente hundimiento del buque de guerra ruso Moskva es la prueba más visible y humillante de una campaña militar que ya ha entrado en la historia por ser un fracaso.

Desde el comienzo de la invasión, el 24 de febrero, el Ejército ruso ha perdido en combate a diez de sus generales. Aunque las cifras exactas sean difíciles de precisar, no se había visto esta cantidad de bajas entre los generales del Ejército ruso en tan poco tiempo desde la Segunda Guerra Mundial.

Con estas cifras, el sueño de Putin de reeditar el Día de la Victoria de 1945 para este 9 de mayo, día en que la Unión Soviética derrotó la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, parece lejos de cumplirse.

El problema de este conflicto se encuentra en la mente de Putin, pero es un problema que nos concierne a toda la comunidad internacional. El general estadounidense H. R. McMaster, quien ocupó el cargo de asesor de seguridad nacional, dijo acertadamente que debemos convencer a Putin para que entienda que será incapaz de cumplir sus objetivos a través del uso de la fuerza. La pregunta es, para la cual no tengo una respuesta, cómo hacerlo.

La mente de Putin es el reflejo de las creencias de las élites de la política exterior rusa, así como de la opinión pública de Rusia, que se aferran a una concepción excesivamente territorial y militar del poder geopolítico.

En pleno siglo XXI, el estatus geopolítico de un país, como Rusia, no es una función de la extensión de sus territorios ni de sus esferas de influencia. Un país respetado por la comunidad internacional lo es por su desarrollo económico, sus capacidades tecnológicas o el valor de su capital humano, algo que China ha entendido mucho mejor que Rusia.

En su calculado plan, Putin no contaba con la respuesta transatlántica. La condena ha sido prácticamente unánime, y la Unión Europea ha implementado unos paquetes de sanciones que no tienen precedentes en su historia.

Sancionar a Rusia por sus acciones deleznables en Ucrania debe servir para convencer a Putin de que la única salida de la que dispone se encuentra en la mesa de negociación.

Es la única solución que podría ser globalmente aceptada. En este sentido, conviene recordar que los países que se abstuvieron en la votación de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que condenaba la invasión de Ucrania representan a más de la mitad de la población del mundo.

Rara vez en la historia moderna se han solucionado conflictos políticos a través de la vía militar. Se podría mencionar la victoria sobre el nazismo, para la cual dieron su vida millones de personas en todo el mundo.

Pero para construir la paz tras la Segunda Guerra Mundial fue necesario que un continente exhausto por la guerra abrazara una idea radical: la integración política y económica institucionalizada y la cooperación internacional.

La idea de un cambio de régimen en Rusia tampoco es una opción viable para la resolución de este conflicto. Las declaraciones de Joe Biden de hace unas semanas (”este hombre no puede seguir en el poder”) seguramente fueron un desliz semántico, pero lo único que han podido provocar es reafirmar a Putin en su idea paranoica de que Occidente solo busca sacarlo del Kremlin.

Por muy necesaria que sea una condena moral de las acciones rusas en Ucrania, esperar que esto devenga en una caída del régimen de Putin es ilusorio.

Tarde o temprano habrá que negociar. Seguramente, habrá que tratar con Putin. Lejos de pretender solventar los agravios nacionales de Rusia y Ucrania, un alto el fuego es el único objetivo realista que puede paliar el sufrimiento de los más afectados por la guerra y empezar a explorar qué opciones existen para llegar a una solución negociada al conflicto.

A orillas del Bósforo, la vía diplomática parecía recobrar algo de protagonismo hace algunas semanas, pero la naturaleza de la diplomacia es cruelmente paradójica. Cuanto más informados estamos sobre el transcurso de unas negociaciones, más tímidos suelen ser los avances diplomáticos.

El mundo tendrá que afrontar la difícil realidad de permanecer ignorante de los posibles avances en la mesa de negociación en medio de una guerra que no ceja en su crueldad.

Para ser claros, la negociación no resolverá un conflicto secular, ni cientos de años de sospecha mutua entre Rusia y los países que conforman Occidente, o la deriva irracional que ha tomado la política exterior de Putin.

Sin embargo, es la única opción para evitar un conflicto a escala mundial entre potencias nucleares. En vista de la posibilidad de una repetición de la “catástrofe originaria del siglo veinte”, la Primera Guerra Mundial, en palabras del histórico diplomático estadounidense George F. Kennan, los europeos deben ser conscientes de la dificultad que supone manejar, por no hablar de resolver, un conflicto de esta trascendencia histórica.

La dificultad del problema ante el cual nos encontramos no debiera hacernos abandonar la idea de perseguir el único camino que, por tortuoso y complicado que sea, puede paliar el sufrimiento de aquellos que están pagando los delirios de Putin.

Los ucranianos necesitan un cese de las hostilidades. Para hacer frente a las amenazas reales de nuestro tiempo, la humanidad también.

Javier Solana, ex alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, ex secretario general de la OTAN y exministro de Asuntos Exteriores de España, es presidente del Centro de Economía Global y Geopolítica y miembro distinguido de la Brookings Institution.

© Project Syndicate 1995–2022

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.