Columnistas

Mentalidad burocrática

Promulgar una ley suele resultar más sencillo que redactar un reglamento

Promulgar una ley suele resultar más sencillo que redactar un reglamento y, con frecuencia, el texto incorpora, en razón de una arraigada mentalidad burocrática, elementos que dan al traste con el espíritu de la ley.

Un ejemplo reciente es la Ley para atraer trabajadores y prestadores remotos de servicios de carácter internacional, mejor conocida como la ley de nómadas digitales. Pese a que se estableció un plazo de dos meses para la reglamentación, han pasado ocho meses y aún no está listo.

Lo más triste del caso es que el presidente de la Cámara de Turismo haya tenido que enviar una carta a las autoridades para advertirles que el borrador del reglamento que circula desatiende lo señalado por cámaras y operadores de turismo, y que no responde al espíritu de la legislación, pues contiene una gran cantidad de requisitos que harán nugatoria nuestra competitividad y capacidad de atracción de este tipo de personas.

Con un gobierno que promete una mentalidad más amigable con el sector económico, a pesar del discurso de Davos, esperamos se corrija la normativa y se convierta a Costa Rica en un destino atractivo para estos trabajadores y sus familias.

En juego están muchos empleos y la generación de riqueza, por tratarse de un segmento de alto nivel educativo e ingresos. Lástima que por la lentitud del Ejecutivo se esté perdiendo lo que ha sido la ventana de oportunidad originada por la pandemia.

Otro ejemplo es la Ley de promoción y regulación de recursos energéticos distribuidos a partir de fuentes renovables, la más importante reforma legislativa en materia de energía de los últimos diez años. El reglamento se encuentra en estado de “borrador”, circulando en oficinas.

A mi juicio, el caso más dramático fue el reglamento relacionado con los cilindros de gas licuado, que tomó 12 años en promulgarse, pese a la insistencia del Cuerpo de Bomberos que debía atender la gran cantidad de accidentes.

Un caso dejó un recuerdo imborrable en nuestra sociedad: la explosión de un cilindro en una soda en Alajuela que se saldó con cinco vidas.

Para avanzar y reactivar la economía, el Estado debe cambiar de actitud y asumir con hechos el sentido de urgencia y ser facilitador de la generación de riqueza.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.