Columnistas

La venta del BCR en ruta al fracaso

La venta del Banco de Costa Rica tiene sentido, pero hay fallas que no son menores

Desde una dimensión fríamente racional, la venta del Banco de Costa Rica tiene sentido. No solo se trata de lo que aportaría para reducir un poco la deuda pública, algo coyuntural. Lo más importante es que, incluso si aceptamos que el Estado debe participar en la banca comercial para promover el desarrollo (algo discutible), bastaría con uno. Además, al aumentar la competencia con la entrada de otro jugador privado de envergadura, es muy posible que la eficiencia del sistema financiero suba y las tasas de intermediación bajen, para beneficio general. Y los riesgos de colusión u oligopolio podrán conjurarse con buena regulación y una “cancha” nivelada para todos los actores.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.