Columnistas

Discusiones estériles

Cada vez que me hablan del mercado de libre competencia, ese donde muchos productores concurren y la oferta y la demanda se autorregulan, yo me pregunto en qué se parece a la realidad del mercado del tomate en Costa Rica o de los materiales de construcción y de tantos otros dominados por unos pocos que hacen del gobierno y los consumidores lo que quieren y como quieren. No son mercados transitoriamente deformados: son feítos desde el inicio.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.