Columnistas

Capuletos y Montescos virtuales

Debemos prestar más atención a deseos, enojos, frustraciones, tristezas y temores que gritan entre las costuras que se abren en el infierno de las redes sociales

“No tengo pruebas, pero tampoco dudas”, dice la frase en un meme de Elmo, una de las marionetas del programa de televisión Plaza Sésamo, que inunda las redes sociales de un tiempo a esta parte. La sentencia retrata, por un lado, la falta de escrúpulos cuando de acusar y dañar se trata y, por otro, cuánta obsesión existe por tener la razón.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.