22 febrero

El miércoles 17 de este mes llevé mi carro a Riteve. Una hora antes le cambiaron el aceite de motor, pero durante la revisión marcaron una fuga como grave. Me extrañó mucho porque el vehículo nunca había fallado en ese aspecto. Hice ver que venía de un cambio de aceite, que podía ser eso, y me respondieron que no.

Al día siguiente llevé el auto al mecánico y no le encontró ningún problema, chorreaba aceite debido al cambio. Por la noche fui a la reinspección y el vehículo pasó perfectamente.

¿Cómo cometen semejantes errores? Me hicieron perder tiempo, me cobraron dos veces, gasté más gasolina. Es realmente lamentable que estas cosas sucedan y es posible que a otras personas les pase lo mismo y les cobren reinspección sin que sea necesaria.

Hazel Hernández Mora, San José

cartas a la columna
cartas a la columna
Cobro improcedente

Después de ser una excelente clienta, Credix me envió el cobro de intereses y costos administrativos por una cuota pagada a tiempo por medio de la plataforma del Banco Nacional.

Después de batallar para que me atendieran por teléfono, logré que me contestaran únicamente por e-mail. En el mensaje alegan que el cobro sí corresponde porque el banco acreditó el dinero días después. Tengo los comprobantes del banco, de los mensajes tanto de texto como los enviados por correo, generados por su plataforma, donde confirmaron haber recibido el pago de mi parte y aun así aducen que no son evidencia de pago. ¿Estamos los consumidores a merced de estos cobros abusivos? Es un insulto a los años que llevo utilizando su producto.

Mónica Gutiérrez Ortiz, península de Papagayo

Eliminar reelecciones

Estoy de acuerdo con lo escrito por el Álvaro Vallejo Fuentes («Cartas», 22/2/2021). Tenemos un Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para defender la dedocracia, no la democracia, la cual esta dañada.

No usan el derecho administrativo para controlar al gobierno. Munícipes que tienen años de estar en el puesto es toda una dictadura inducida por la dedocracia. ¿Y el TSE qué hace? Los mismos políticos,pero en diferentes puestos, y dicen que eso es fortalecer la democracia. Es necesaria una ley para que los cargos públicos de elección no sobrepasen los cuatro años, eliminar la reelección, incluso para diputaciones.

Eso sí sería fortalecer la democracia. Un gobierno del pueblo y, como tal, recibiendo un salario, por trabajar para el pueblo, no como en la actualidad, que todos se sirven con cuchara grande.

William Parada Avilés, Curridabat

Derechos sin deberes

El editorialista de ayer pone el dedo en la llaga: «El intento de suspender las indagaciones sobre las compras anómalas hasta el fin de la pandemia aumenta la nebulosa creada por las contradictorias explicaciones dadas en meses recientes».

El director del CIPA, en un derroche de cinismo y haciendo alarde de carebarrismo se proclamó, inicialmente, víctima de acoso laboral, porque los auditores de la CCSS están cumpliendo con su deber. Lleno de ira santa, anunció acciones judiciales. Costa Rica está colmada de funcionarios que solo tienen derechos, cero obligaciones y deberes. Por ahí, refundido entre las páginas del Código Penal, está el artículo 322, que tipifica el encubrimiento.

Camilo Cifuentes Correa, San José

Elecciones internas

A propósito del esfuerzo de expresidentes del PLN en busca de un candidato de consenso y, en el mismo sentido, la idea de uno de los precandidatos de escogerlo mediante un mecanismo alternativo, sin convención nacional, en la que todo apunta participarían entre cinco y diez aspirantes, como ciudadano muy interesado en el quehacer político nacional creo necesario aportar algunas ideas.

Apoyo el esfuerzo para que demuestren al país su capacidad de alcanzar consensos, porque el diálogo constructivo es una de las condiciones que el país requiere de sus líderes, además de carácter y valentía para unirnos y llegar a acuerdos, y no necesariamente imponer. Quizás para que las ideas prosperen, de antemano, los promotores deberían renunciar a sus aspiraciones políticas.

Todos ya tuvieron una extensa y vasta participación política y sería muy positivo que dediquen sus esfuerzos a apoyar nuevos liderazgos, que sin duda existen en Costa Rica. El verdadero líder promueve su sucesión, aunque para ello deba hacer a un lado sus aspiraciones personales en aras de los intereses nacionales.

Federico Brealey Zamora, San José