Hace 2 días

Desde el 17 de octubre, recibía constantemente llamadas del personal del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) para indicarme que debía cambiar el servicio de cobre (teléfono) a fibra óptica. Les decía que no estaba interesado y que me enviaran toda la información sobre el cambio.

Tenemos solamente el servicio de telefonía con el ICE . En los correos, me indicaron que el servicio era transparente y sin costos adicionales, ni de instalación ni de facturaciones futuras. Sin embargo, la empresa subió la factura mensual a un 25 %, si se compara con las facturaciones promedio de los últimos 10 meses.

Después de una semana pasar de un call center a otro, me indicaron que el cobro del 25 % adicional se debe al alquiler del módem y que si yo tuviera todos los servicios con ellos (de cable e Internet ) la carga ni la vería.

Mas allá de la molestia está la falta de transparencia en cuanto a brindar la información correcta al cliente, ya que les había manifestado que no estaba interesado en el cambio si ocasionaba un alza en la tarifa. Como aspecto adicional, la forma como tratan al cliente me parece inapropiada.

Carlos Watson Carazo, Heredia

Crisis cafetalera

La situación actual para nosotros los pequeños y medianos productores es en extremo difícil. El problema radica en la baja producción por el cambio climático y en los bajos precios. Este panorama será difícil revertirlo ofreciendo al comprador cafés diferenciados, ya que es una práctica que ha estado vigente por muchos años, por medio de la cual se ha obtenido un sobreprecio al precio vigente en Nueva York; aun así, no supera los $150 por quintal.

El Estado debería reconocer el esfuerzo que hacemos por proteger los terrenos y el medioambiente a través de nuestras plantaciones de café y árboles en nuestras fincas.

Si lo hace, tal vez se podría detener lo que ya estamos viviendo: fincas en abandono —lo cual aumenta el desempleo— o alquiladas a grandes transnacionales que se dedican a cultivos temporales y arrasan con la cobertura que ha existido en esos terrenos por muchos años.

De antemano, felicitamos al ministro de Agricultura y a los diputados que han mostrado interés en nuestra situación. Asimismo, insto a los compañeros cafetaleros a unirnos para apoyar la causa.

Gerardo Corrales Ulate, Naranjo

Mejorar rendimiento

Para las personas que tenemos negocios, los envíos por medio de Correos de Costa Rica se convirtieron en una herramienta muy necesaria y beneficiosa. Sin embargo, el servicio brindado durante los últimos dos meses ha sido deficiente: se pierden paquetes, alargan los plazos de entrega, el sistema no funciona, filas hasta de una hora en las sucursales, 15 minutos en espera para ser atendido. Una empresa que ha crecido tanto debería preocuparse por mantener un buen servicio porque, si no fuera por el montón de pequeños negocios que hacen envíos, seguiría siendo lo que era: una institución a punto de desaparecer.

Yuliana Bustamante Tánchez, Moravia

Farmacia del México

Se construyó un edificio nuevo y exclusivo para la farmacia del Hospital México, para bajar el tiempo de despacho de recetas. No obstante, luego de terminada la nueva sede no fue así. Después de tardar 2 horas, ahora duran 5 en dar los medicamentos. Además, la atención no es la adecuada.

Wilbert Arroyo Álvarez, Alajuela

‘Ora pro nobis’

A juzgar por el número de veces que nuestros jugadores de fútbol ponen los ojos en blanco, caen de rodillas y, en paroxismo de religiosidad, se persignan al revés y al derecho —dos, cuatro y hasta cinco veces— cada vez que hacen un gol o —lo que es más corriente— se pierden de hacerlos, o bien, cada vez que fallan la más insignificantes de las jugadas, conviene preguntarse por qué la Federación de Fútbol no inicia cada juego con un Te Deum o con un Gloria in Excelsis, incienso incluido para sosegar los ánimos de las barras, antes de que nuestras “estrellas” comiencen a repartir patadas como si fueran regalos de Navidad.

Humberto Moya Mórux, Alajuela

Ser modelo

Parece que el nuevo enfoque de La Nación en el cambio climático se dirige a cambiar políticas gubernamentales y conductas individuales. Pero la información no es lo que ha faltado; el enfoque mediático ha venido en olas hace muchos años. Lo que sí ha faltado es el ejemplo en todos niveles, como en el caso del padre o del profesor. El modelo es más eficaz que la prédica.

Así que no esperemos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o el gobierno nos mande desde lo alto; en las democracias no funciona (veamos a los chalecos amarillos de Francia).

Hagamos lo correcto como individuos —como no comer carne— y seamos un modelo para los demás. Si no queremos serlo, seamos congruentes y aceptemos la libertad del resto.

Alexander Maxwell Cooper, Moravia