Silvia Artavia. 25 noviembre, 2020
Esta es la imagen que se comparte en redes sociales. Foto: Reproducción. watermark-flex watermark-mobile
Esta es la imagen que se comparte en redes sociales. Foto: Reproducción.

No es cierto que el Gobierno cerró la Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape), como asegura, falsamente, una publicación que se comparte en Facebook y WhatsApp.

La información falsa empezó a circular después de que la mesa de diálogo multisectorial convocada por el Gobierno para paliar la crisis fiscal del país, acordara vender la cartera de créditos de Conape al Banco Popular.

Tras el anuncio, la primera advertencia de las autoridades gubernamentales fue que vender la cartera crediticia de Conape no tiene nada que ver con la venta o cierre de esa entidad.

Así lo explicaron reiteradamente figuras como Pilar Garrido, ministra de Planificación y coordinadora del equipo económico del Ejecutivo; Juan Luis Bermúdez, ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS); y Marcelo Prieto, ministro de la Presidencia.

“No es cerrar Conape, sino solo vender la cartera de crédito. Lo único es que las personas deberán pagarle a un banco, no a Conape, pero los créditos se siguen pidiendo a Conape. Se mantienen las condiciones en tasas y en plazos para quienes tienen los créditos actualmente”, aseguró Garrido.

Además, Conape manejaría la cartera de los créditos que otorgue en el futuro.

Con esa medida, el Gobierno pretende ganarse un monto equivalente al 0,6% del producto interno bruto (PIB), es decir, más de ¢200.000 millones, pues el valor de dicha cartera es de $400 millones.

Ese dinero se trasladará al Ministerio de Hacienda para amortizar la deuda del Estado.

Por su parte, el ministro de la Presidencia comentó que se trataría de una operación crediticia usual y segura.

“Hablamos de una operación entre instituciones del Estado. Entre Conape y un banco del estado, o el Popular.

“No hay forma de que los recursos del Estado corran el menor riesgo, porque se trata de una operación interna, en el marco del propio Estado costarricense”.

“No es una venta de activos del Estado, ni una transferencia de recursos del Estado a entidades privadas”, explicó Prieto.

Los jerarcas también garantizaron que la venta de la cartera crediticia no implicaría que Conape pierda las cargas parafiscales.

Las cargas parafiscales son porcentajes de sus utilidades que las entidades deben dar a distintas instituciones. A Conape, por ejemplo, todos los bancos le aportan el 5% de sus utilidades.

La propuesta de vender la cartera crediticia de Conape al Banco Popular contó con el aval de la mayoría de los 69 sectores participantes en la mesa de diálogo multisectorial.

Entre estos figuran la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), la Red Nacional de Agencias de Desarrollo Económico, el Bloque Unitario Sindical y Social (Bussco), la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) y el mismo Banco Popular.

“Aquí nadie quiere vender Conape. Sería lo último que nosotros quisiéramos hacer”, enfatizó Gilberto Cascante, presidente de ANDE.

En contraposición, la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (Apse) desaprobó la iniciativa.

Saray Esquivel, de esa organización, dijo estar “en contra de cualquier intención de venta de activos del Estado”.

Descontento en Conape

Este miércoles, Conape informó de que la medida propuesta reduciría en un 55% la cantidad de créditos disponibles para estudiantes en el 2021.

En conferencia de prensa, las autoridades de la Comisión explicaron que el 57% de los ingresos de Conape provienen del cobro de intereses por los préstamos otorgados en el pasado a quienes se beneficiaron de un crédito para cursar estudios superiores.

Como el Gobierno y los sectores acordaron vender esa cartera al Banco Popular, para que este se gane el cobro de los intereses de préstamos anteriores, la Comisión vería caer su liquidez y se quedaría solo con los recursos provenientes de las cargas parafiscales.

Efraín Miranda Carballo, secretario ejecutivo de Conape, señaló que, solo el año entrante, Conape dejaría de recuperar ¢16.700 millones, lo cual impediría otorgar 1.790 nuevos créditos a estudiantes.

La proyección para el año entrante era colocar ¢26.000 millones en créditos, pero la cifra caería en más de ¢16.000 millones por la venta de la cartera.

Eso implicaría que la cantidad de nuevos préstamos se reduciría de 3.239 a 1.449.

Creada en febrero de 1977, Conape es una institución semiautónoma del Estado que concede préstamos a los costarricenses, para educación superior y técnica, en condiciones favorables.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.