El País

Temporal mantiene aislado el sur de Limón

Habitantes están sin agua potable ni combustible; Instituto Meteorológico advierte de que este domingo llega onda tropical número 18

El sur de la provincia de Limón quedó aislado del resto del país, sin agua potable y sin combustible, por las inundaciones y derrumbes que provocó el temporal que afecta al país desde el miércoles.

El cantón de Talamanca quedó incomunicado por vía terrestre debido a que, el viernes, la fuerza del agua se llevó una rampa de aproximación del puente sobre el río La Estrella, en la ruta 36, que comunica Limón centro con Bribrí.

La intención es colocar un puente armable o bailey cuya estructura comenzó a ser trasladada este sábado hacia Penshurst, Valle La Estrella.

Además del aislamiento, decenas de barrios padecían la falta de agua potable luego de que la fuerza del agua arrancara las tuberías.

Con la ayuda de vecinos, cuadrillas del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), comenzaron las reparaciones, al tiempo que se inició l distribución del líquido en camiones cisternas.

Otro de las congojas es la escasez de combustible en las estaciones de servicio, pues muchos conductores llenaron los tanques de los vehículos ante el temor de que los trabajos de reparación de la carretera no se realicen pronto.

Producto del temporal, comunidades del Caribe sur también sufrieron cortes en los servicios de electricidad y telefonía, los cuales quedaron restablecidos después del mediodía de este sábado.

“Al estar incomunicado, ya comienza a escasear el combustible, los alimentos y otros suministros.

“Estamos trabajando para poder rehabilitar el paso lo más pronto posible, pero hay poblaciones a las cuales todavía no se les ha podido llegar. En Sixaola, todavía se ha estado trabajando en la movilización de personas y la habilitación de albergues”, confirmó Alexánder Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

En conferencia de prensa sobre el estado de situación, en el cual participó el presidente de la República, Carlos Alvarado, se informó además de la posibilidad de establecer un puente aéreo para llevar suministros a las personas afectadas.

Sin embargo, dijo Solís, todo dependerá de las condiciones del tiempo, que hasta ese momento, habían sido adversas.

12 horas de angustia

Las afectaciones en el Caribe sur comenzaron a ser evidentes la tarde del viernes, cuando los ríos La Estrella, Sixaola, Bananito y otros comenzaron a desbordarse y a anegar extensos territorios, sobre todo plantaciones de banano y plátano.

Poco a poco, el agua anegó las fincas y, para horas de la noche, los pobladores debieron abandonar sus casas y buscar refugio.

Los no que salieron a tiempo, pasaron la noche en los techos de las viviendas, como ocurrió a habitantes de las comunidades de Daytonia, Catarina y Paraíso.

Cuadrantes como el de la Finca 96, estaban totalmente cubiertos de agua. En redes sociales, los perjudicados dijeron que la emergencia empezó a las 6 p. m. del viernes y bajó a las 6 a. m. del sábado, cuando disminuyó la intensidad de las lluvias.

Durante la noche y la madrugada, equipos de rescate trabajaron en sacar a personas que quedaron atrapadas, pues la emergencia las tomó desprevenidas.

La Fuerza Pública informó de que, en Sixaola, punto fronterizo con Panamá, rescataron a 130 habitantes, entre ellos niños y adultos mayores.

Los esfuerzos de los oficiales fronterizos se centraron en las poblaciones de Celia y Tanagra. En esta última comunidad, se tuvo que recurrir al uso de cuerdas para asegurarlos en medio del agua.

Hubo quienes se refugiaron en las rampas de acceso del puente binacional que comunica esta comunidad con Panamá.

La fuerza de la corriente hacía imposible aproximarse a bordo de una embarcación, pues se corría el riesgo de que esta se volcara.

Por su parte, la Municipalidad de Talamanca utilizó vagonetas para movilizar a los damnificados hacia albergues, como los que se abrieron en la Escuela Líder de Daytonia, y en instalaciones de Catarina y Bribrí.

Alerta por onda tropical

Las lluvias que afectan el país desde el miércoles anterior y que el jueves causaron severos daños en el cantón de Turrialba, Cartago, se posicionaron el viernes en el Caribe sur y este sábado estaban concentradas en la región norte del país.

El Instituto Meteorológico Nacional (IMN) informó este sábado de que, durante la tarde, se produjo una disminución sustancial en la actividad lluviosa fuerte en el país. “Los núcleos de nubosidad generadores de aguaceros fuertes serán más aislados y se prevé que se mantengan localizados principalmente hacia la zona norte”, comunicó la entidad.

Para este domingo, se anticipa una disminución en la intensidad de los vientos alisios desde la mañana, pero se anunció la llegada al país de la onda tropical número 18 en horas avanzadas de la noche.

“La onda tropical número 18, durante el periodo nocturno del domingo y el día lunes, estarían generando aguaceros con tormenta durante el lunes en la mañana en el Caribe norte, según muestran los últimos análisis.

“Por lo tanto, si bien es cierto que en forma general se espera que los montos de lluvias en el Caribe y zona norte sean cada vez menores, los altos índices de vulnerabilidad que poseen estas regiones en este momento, podrían provocar incidentes”.

Precisamente, lugares como San Rafael de Guatuso, Boca San Carlos, Boca Tapada y Crucitas estaban muy afectados por las inundaciones.

Algunas cifras

Según cifras de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) debido a la emergencia se tienen 1.564 personas en 29 albergues. Además, hay tres personas desaparecidas.

Hasta este sábado, se habían atendido 1.796 eventos, de los cuales 1.487 eran por inundaciones, 129 solicitudes de inspección, 167 deslizamientos y 13 problemas de tránsito.

Se estima que 25.370 abonados sufrieron el corte del servicio eléctrico de los cuales ya se recuperó el servicio para 15.392 clientes. Falta restablecer el suministro de luz a 9.978 clientes.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.