6 julio, 2003

Sumario de las principales noticias del país

Con la ayuda de la Fuerza Pública y en medio de gritos e insultos, el ministro de Cultura, Guido Sáenz, tomó el viernes 27 de junio la antigua Aduana Principal y sacó de su administración a la empresa Ferias Internacionales S. A. (Fercori). Desde entonces, su actuación está en boca de todos.

Unas personas lo atacan con calificativos como “inculto”, “prepotente” y “vulgar”, otros lo aplauden y piden más “Guidos Sáenz” en el Gobierno. Incluso, Abel Pacheco, presidente de la República, le dio su voto de apoyo y dijo: “Tigre que ruge no mata tepezcuintle (...) Don Guido actuó en defensa de los costarricenses, recuperando algo que es de nosotros”.

Desde mayo del 2002, el Gobierno se negó a prorrogar el contrato de arrendamiento de Fercori en la antigua Aduana, lo cual inició una disputa de 14 meses.

Sáenz se mantiene firme en su “figuerada”, para hablar rebate todas las críticas y los halagos, en cambio, los recibe con gusto.

Este amante de la música de Chopin e innegable promotor cultural, ahora está empeñado en que la Aduana se convertirá en el Museo Nacional de Artes Plásticas.