Michelle Campos. 28 junio
Aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela. Desde mediados de marzo pasado, las aerolíneas comenzaron a bajar la frecuencia de vuelos o a suspender del todo sus operaciones en la terminal aérea por causa de los cierres de fronteras dispuestos para frenar la pandemia de covid-19. Fotos: Jorge Navarro
Aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela. Desde mediados de marzo pasado, las aerolíneas comenzaron a bajar la frecuencia de vuelos o a suspender del todo sus operaciones en la terminal aérea por causa de los cierres de fronteras dispuestos para frenar la pandemia de covid-19. Fotos: Jorge Navarro

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC), confirmó que desde hace dos semanas se encuentra en un proceso de auditoría con la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos la cual, por primera vez, se ejecuta de forma virtual debido a la pandemia del covid-19.

“Ya cumplimos dos semanas de haber iniciado la auditoría (...) es una auditoría que se ha hecho de forma virtual, es la primera vez para ellos y para nosotros que se hace una auditoría de este tipo, donde se analizan varias áreas”, respondió la DGAC a una consulta de La Nación.

“Mandamos unos protocolos que son una variedad de preguntas; los enviamos recientemente, esos protocolos ellos los revisan, se realizan las primeras reuniones virtuales y después vienen a Costa Rica por más información”, agregó.

Este proceso pretende elevar la calificación de la seguridad aérea del país, de la categoría dos a la uno, y permitirá traer beneficios que, según la DGAC, se verán reflejados en un mayor flujo de aeronaves en el futuro, habilitación de nuevas rutas aéreas y, consecuentemente, contribuir con la reactivación del sector turismo y aumentar las fuentes de empleo.

La FAA degradó esta categoría al país, en mayo del 2019.

Para recobrar la categoría uno, esta auditoría de la FAA evalúa que la Dirección General de Aviación Civil costarricense cumpla con los requerimientos establecidos para cada uno de los criterios de evaluación, en los que deberán superar o igualar la calificación mínima, si no lo logran, no podrán elevar el nivel.

Según se detalló, la auditoría se inició el pasado 18 de junio, pero se trata de un proceso en el que se ha venido insistiendo desde inicios de año, pues la evaluación con la que el país cuenta desde el 2019 anterior perjudica las aerolíneas nacionales.

“Nosotros antes de esa fecha, a principio de año, habíamos pedido una nueva auditoría, ellos replantearon una fecha, pero ya Costa Rica había pedido antes una nueva fecha para empezar con el tema de la auditoría con ellos, nos plantearon una posibilidad y en eso estamos ahora”, indicaron de la Dirección.

En relación con la fecha en la que se espera se dé el veredicto final de la auditoría, Aviación Civil sostiene que se trata de un proceso lento, que estaría tardando meses, por lo que no se puede saber con exactitud.

Sobre los criterios de evaluación que se tomarán en cuenta para obtener la mejora, están las leyes, la regulación, la capacitación, el personal, los procedimientos, los procesos de certificación y la aplicación de las normas de esta Dirección General.

La DGAC manifestó que la actual categoría afecta únicamente a Avianca Costa Rica y Volaris Costa Rica, las dos aerolíneas nacionales que realizan vuelos al extranjero, pues las compañías internacionales no se ven afectadas por dicha calificación.

“Estas calificaciones al país no afectan al resto de operadores de las compañías como American Airlines, Delta, United Airlines, las únicas que se podrían ver afectadas son las compañías costarricenses, pero estas compañías siguen operando normalmente” aclararón.

Baja tráfico aéreo por covid-19

La FAA, adscrita al Departamento de Transporte de EE. UU., anunció el 13 de mayo del 2019, que Costa Rica incumplía con las normas de seguridad de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), por lo cual rebajó su calificación internacional de categoría 1 a 2.

La FAA consideró que la DGAC tenía deficiencias en una o más áreas, como experiencia técnica, entrenamiento de personal, mantenimiento de registros o procedimientos de inspección.

La rebaja afecta la imagen de la seguridad aérea local, pues sólo otros cuatro países (Tailandia, Bangladesh, Ghana y Curazao) tienen la misma nota entre más de 100, según las reglas de la OACI, la agencia especializada de Naciones Unidas a cargo de regular la aeronáutica mundial.

Ante el marco de la pandemia mundial generada por el covid-19, los vuelos comerciales que ingresan a suelo nacional han disminuido su flujo, pero siguen llegando vuelos de repatriación.

Actualmente, la DGAC reporta tres vuelos semanales de United Airlines, procedentes de EE. UU., donde llegan con pasajeros costarricenses y salen con pasajeros que buscan su repatriación; también han llegado vuelos de Francia, Rusia , Inglaterra y se esperan vuelos desde el estado de Florida.

Este viernes 26 de junio, el ministro de Salud, Daniel Salas, anunció que los aeropuertos internacionales, Juan Santamaría (Alajuela) y Daniel Oduber (Liberia) podrían reanudar sus actividades el 1.° de agosto, es decir, un mes después de lo inicialmente previsto.

Los vuelos que vendrían en un inicio serían solo de países o ciudades que tengan una “enfermedad más controlada”.