Política

Una llamada antes de un vuelo de 30 horas abrió camino para el nuevo ministro de Hacienda

El presidente de la República, Carlos Alvarado, relata cómo se enteró del nuevo ministro y cómo lo contactó por primera vez en Washington para ofrecerle el puesto

Rodrigo Chaves iba en taxi, hace pocos días, hacia el aeropuerto de Washington. Tenía por delante un viaje de 30 horas en avión hacia Yakarta, Indonesia, cuando su celular sonó: era el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

En esa conversación, que duró una hora, se comenzó a concretar la designación del nuevo ministro de Hacienda, contó el mandatario en una entrevista con el director de La Nación, Armando González.

"Él se mostró interesado”, explicó Alvarado. "Además, me dijo que ha tenido la oportunidad de trabajar en más de 40 países en más de 30 años de estar fuera de Costa Rica, pero nunca aquí. Él me hizo saber que esa es una de sus grandes motivaciones: poder venir a contribuir en Costa Rica.

“Yo, en primera instancia, sabía que los salarios que reciben los ministros no son competitivos a ese nivel, pero también liderar un reto como la hacienda pública costarricense es importante”, declaró el presidente.

Antes de colgar esa primera llamada, le dio una sugerencia: que lo pensara en las 30 horas que tenía por delante. Ya en Yakarta, donde Chaves es jefe de la oficina del Banco Mundial más grande, fuera de Estados Unidos, hubo más conversaciones y ahí se amarró el nombramiento.

A continuación, parte de la entrevista.

- Don Rodrigo tiene una gran experiencia, incluso en el manejo político, pero no en el manejo político nacional. Ha estado apartado de la realidad costarricense durante 27 años. Usted acaba de decir que nunca ha trabajado en su país.

“Y yo puedo decir que hay un valor agregado. Algunos podrán decir que tiene muchos años de estar fuera del país y que no sabrá de cómo está (la economía), pero es una persona que tiene mucha experiencia viendo el manejo de economías de todos tipo. Economías con gobiernos de derecha, de izquierdas, de centro y de todos los signos.

“Si tuviera que pedir algo a los distintos sectores de la sociedad, antes de juzgarlo, sería escúchenlo porque tiene una vasta experiencia en muchos campos, conoce tantos temas del equilibrio fiscal y la estabilidad, como lo que trabajó en los últimos años en Indonesia, que es la reducción de la pobreza y la desnutrición en aquel país.

“Yo veo una ventaja también: que no haya estado en el país en ese tiempo, que no haya tenido una ascendencia política partidaria ideológica porque estamos en un momento que se polarizan tantas posiciones y se ponen tantas etiquetas que el que tenga que volver a su país con ese bagaje es un valor agregado.

“Habrá personas que dirán que si viene del Banco Mundial viene con una visión de lo que llaman a veces el consenso de Washington o que si viene de trabajar en lucha contra la pobreza y desarrollo rural será una persona progresista izquierda.

"Yo lo que digo a la gente es, escuche su visión. Yo la escuché en los periodos en los que pude entrevistarme con él para asegurarme de que materializaré, a través de él, siendo Poder Ejecutivo y presidente de la República, lo que necesitamos: confianza, estabilidad macroeconómica, generación de empleos, reactivación económica y generación de bienestar.

“Cuando miramos en América Latina tantas manifestaciones con diferentes índoles de malestar, muchas potencialmente en la desigualdad, otras en otro tipo de polarización, creo que tenemos que hacer una mezcla sabia, prudente y de responsabilidad en nuestras finanzas públicas. Pero, también, tenemos que mejorar la calidad de vida de las personas”.

- Perdone que insista en este punto pero es de mucho interés, usted mismo lo adelantó. Hay problemas que son específicos de la política costarricense y también hay elementos de idiosincrasia de esa políticas que hay que entender bien y usted comprenderá que uno se pregunte si una persona que se hizo fuera del país tiene los instrumentos para navegar esas aguas a veces tan difíciles de la política local.

“Sí los tiene. Uno, porque si bien nuestra política tiene particularidades, creo que tiene una institucionalidad fuerte y más bien permite fluir vis a vis (cara a cara) a otras realidades en las que ya le correspondió navegar y trabajar. Ahí hay un expertise económico y político. Creo que también es un plus que no hay ese ascendente y esa etiqueta previa de decir ‘este es de tal lado’ y ‘este estudió con él’ y la gente saca conclusiones sin escuchar el fondo”.

- ¿Está don Rodrigo empapado de la realidad económica nacional?

“Sí. En algunas de las conversaciones, yo le sugerí que como tenía un vuelo de 30 horas era una oportunidad no solo pensar sino leer de nuestra situación y del estatus de nuestra economía.

"Él es alguien que ha estado al tanto informado de lo que ocurre en Costa Rica. En una conversación posterior hablamos en detalle y sí, es una persona que rápidamente se empapa de la parte numérica. Tiene experiencia liderando.

"Entonces, vi una gran oportunidad para el gobierno, y para Costa Rica, que venga alguien que nos ayude a equilibrar ese delicado balance entre responsabilidad, estabilidad macroecnómica, eficiencia del gasto, continuar la ruta que tenemos que seguir. El gobierno no va a dilapidar ese legado de una reforma difícil pero necesaria. Ese legado tenemos que preservarlo y continuarlo, pero a la vez necesitamos como gobierno satisfacer ese anhelo de desarrollo que tiene la sociedad de Costa Rica”.

- Las tercera pata del banco. Disposición de navegar las aguas de la política nacional, comprensión de la situación económica del país y, ¿tuvo usted la oportunidad de explorar la compatibilidad con los objetivos suyos y del gobierno para el resto de su administración?

"Sí. Una de las cosas que le pedí fue ver nuestro plan de gobierno, nuestro Plan Nacional de Desarrollo donde ahí se plasma la ruta. Si alguien quiere ver el rumbo del gobierno está trazado en el discurso del 8 de mayo del 2018. Ahí se mencionan siete áreas donde el gobierno pone su énfasis, algunas que hemos avanzado con éxito. Ahí se menciona lo fiscal. Necesitamos la reforma, algo que hemos avanzado con creces.

"En ese discurso se mencionó el liderazgo que tiene que tener Costa Rica en materia ambiental global y lo hemos logrado. En aquél momento proyectábamos una participación activa en la COP26 del año 2020; previo a eso hemos organizado ya una PreCOP y hemos recibido un galardón como país y hemos cumplido ese liderazgo y tenemos que seguir, muchas cosas faltan. Ahí está esa ruta.

“Ahora, esa ruta necesita ejecutores, operadores y en esa ruta es que incorporamos un operador que debe llevarla a buen puerto”.

- Cuánto conversó usted este nombramiento con el resto del equipo económico. ¿Ha conversado, por ejemplo, con el presidente del Banco Central?

“Sí, es algo que hemos conversado”.

- Don Rodrigo Cubero también tuvo una distinguida carrera en organismos financieros internacionales antes de ser reclutado por usted para presidir el Banco Central. ¿Conoce a don Rodrigo Chaves? ¿Se siente cómodo con ese nombramiento?

"Sí, hay química, hay un conocimiento previo aunque no tan profuso, pero sí hay un conocimiento previo y hay un respeto mutuo. Creo que en el mismo caso de don Rodrigo Cubero cuando llegó, para la mayoría de los costarricenses, como diría nuestro pueblo, era un gallo tapado, era una apuesta.

"En año y seis meses ha demostrado no solo su capacidad y se ven en los indicadores. Se ha logrado reducir la parte de las tasas, se redujo el encaje mínimo legal para ampliar montos en la economía, se trabajó en un momento de apremio para complementar las letras del tesoro pero se logró la reforma y logramos cumplir con los pagos.

"En fin, hemos mantenido una inflación estable y baja, entonces el caso de don Rodrigo es un buen ejemplo. Hoy goza de la confianza ciudadana, del sector privado y de los mercados. Ese es uno de nuestros objetivos, particularmente mío, a la hora de hacer la designación de su tocayo Rodrigo Chaves.

- Ya nos relató usted la conversación telefónica con don Rodrigo mientras iba camino al aeropuerto a un largo viaje de regreso a Yakarta. ¿Habrá tenido 30 horas para pensar en la oferta que él le hizo? ¿Tardó mucho en aceptar?

“Él me dijo que lo iba a pensar y me dijo que lo iba a consultar con su esposa, básicamente. Pero, yo lo que sentí del otro lado es alguien que se ilusionó con ayudar al país, eso fue lo que percibí”.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.