Aarón Sequeira. 4 febrero
Luis Antonio Sobrado (tercero de izquierda a derecha) conversa con los jefes de las fracciones del PAC, Enrique Sánchez, y del PLN, Luis Fernando Chacón, así como con el director del Registro Electoral, Héctor Fernández. Foto: Cortesía PLN
Luis Antonio Sobrado (tercero de izquierda a derecha) conversa con los jefes de las fracciones del PAC, Enrique Sánchez, y del PLN, Luis Fernando Chacón, así como con el director del Registro Electoral, Héctor Fernández. Foto: Cortesía PLN

Autoridades del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) les pidieron a los diputados, este jueves, que les devuelvan ¢1.900 millones para la organización de las elecciones nacionales del 2022, en vista de los recortes que los legisladores aplicaron, a instancias del PLN, en noviembre del año pasado.

En la cita concurrieron el presidente del órgano electoral, Luis Antonio Sobrado; el director ejecutivo del Registro Electoral y de Financiamiento de Partidos Políticos, Héctor Fernández; y el director ejecutivo del TSE, Franklin Mora.

El jerarca explicó que los recortes impulsados por la oposición dejaron al Tribunal sin el financiamiento para pagar una serie de sistemas de seguridad tecnológica que permitirían, por ejemplo, evitar ataques informáticos a la transmisión de votos en las elecciones del próximo año.

“Eso nos ha puesto en una situación de riesgo para la organización exitosa de las elecciones nacionales del 2022″, dijo Sobrado, luego de destacar que ya, para el 2020, el Presupuesto del TSE había bajado un 16% en relación con el año anterior.

Fernández enfatizó que se vació el presupuesto para los sistemas de seguridad perimetral informática y el servicio de datos alterno, lo que implica riesgos para las bases de datos que contienen la información de hechos civiles de los costarricenses.

(Video) TSE: Recortes pusieron en riesgo elecciones nacionales

“Ahí está toda la información que maneja la institución, hechos civiles y de identidad de las personas. Son sistemas que previenen ataques cibernéticos y prevén riesgos de eventos naturales”, dijo el director del Registro Electoral.

Específicamente, el Tribunal pidió que le restituyan, vía proyecto de presupuesto extraordinario, ¢643 millones y que, del recorte al financiamiento electoral de partidos políticos, le asignen al órgano electoral otros ¢1.236 millones.

En noviembre, la moción de recortes aprobada por la oposición le quitó al TSE ¢2.610 millones. En ese sentido, Sobrado apuntó que renunciarán a ¢731 millones.

El jefe del Frente Amplio, José María Villalta, manifestó preocupación de que el órgano electoral tenga que acudir, a la Asamblea, en el año preelectoral para solicitar reposición presupuestaria.

“Me parece muy peligroso que en víspera del arranque de las elecciones, tenga que venir el TSE a que se le arregle el presupuesto y que se le asignen los recursos que necesita para organizar el proceso electoral. Eso no debería ocurrir”, dijo.

Alegó que el árbitro electoral debe tener un margen importante de autonomía e independencia para manejar y administrar su presupuesto. Villalta también criticó que un grupo de diputados se hayan sentado, con sus asesores, a hacer recortes de escritorio sin tomar en cuenta las alertas que hicieron las instituciones.

“Dijeron, ah bueno, al Tribunal le podemos cortar 2.000 millones, esta partida es mucha plata, vamos a volarle tijera, sin ver lo que realmente estaba pasando en las instituciones”, reclamó.

Precisamente, antes de que se aprobara la moción de la oposición, en noviembre, el TSE emitió un pronunciamiento para advertir de que el recorte iba a afectar programas vitales para la organización de las elecciones.

La subjefa liberacionista, Karine Niño, agradeció a las autoridades del Tribunal por ir personalmente a hacer la petición y generar conciencia.

“Esas son las formas debidas, porque documentos y papeles son muchos los que pasan por esta Asamblea. Si queremos que las cosas pasen, hay que estar aquí detrás de los diputados”, apuntó.

“Lo que hoy tenemos que cuidar es nuestra transparencia electoral, es indispensable. Cueste lo que nos cueste”, afirmó.

El jefe del PAC, Enrique Sánchez, celebró la intervención de Luis Antonio Sobrado y dijo que es necesario que todos los diputados, como actores de partidos políticos entiendan el riesgo de las elecciones de febrero, por la situación que vive el país.

“El fortalecimiento de la democracia está íntimamente relacionado con las estrategias de desinformación y posverdad que son un caldo de cultivo para el autoritarismo, si hay conciencia en nosotros es un gran avance para que este proceso sea lo más blindado posible”, apuntó Sánchez.

La independiente Ivonne Acuña secundó el criterio de Villalta sobre los recortes de escritorio.