Siete de cada diez jerarcas carecen de estudios adecuados

Desde 1949 no se pide título académico para ser ministro o viceministro

A nadie se le exige título académico ni experiencia previa.

Para fungir como ministro o viceministro en Costa Rica, solo se necesita ser ciudadano en ejercicio, mayor de 25 años y no estar vinculado al estado clerical.

Los requisitos para ejercer los cargos de ministro y viceministro en el país no se actualizan desde 1949, cuando se escribió el artículo 142 de la Constitución Política.

La Contraloría General de la República detectó recientemente que un 73% de los jerarcas de ministerios e instituciones públicas no cuentan con un título universitario relacionado con la actividad que desempeñan, ni tienen experiencia en gerencia.

Según se concluye en el informe DFOE-PG-IF-07-2011, también los requisitos para ser presidente de una institución autónoma se mantienen invariables desde 1974, cuando se reformó la Ley de Juntas Directivas.

A ellos solo se les exige “reconocida experiencia y conocimientos en el campo”, dice la norma.

Para llegar a esta conclusión se analizaron los atestados curriculares y la experiencia gerencial de 110 personas que se desempeñaron como ministros, viceministros, presidentes ejecutivos y miembros de juntas directivas entre enero del 2006 y junio del 2011.

Entre otros, se tomaron en cuenta los ministerios de Hacienda, Planificación, Comercio Exterior, Seguridad Pública, Ambiente, Transportes y Cancillería.

También se analizaron instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y Correos de Costa Rica, entre otros.

De los 110 evaluados, la mayoría de los ministros tiene un grado académico, pero los problemas más graves están en los rangos inferiores (dos de ellos ni siquiera tenían un título universitario).

“Lo expuesto conlleva la posibilidad de que los nombramientos en esos cargos recaigan en personas en las que no concurran las competencias indispensables, para el direccionamiento del quehacer sustantivo de los ministerios e instituciones fundamentales para la vida de los costarricenses”, agregó el informe de la Contraloría.

El documento ya lo objetó Carlos Ricardo Benavides, ministro de la Presidencia, quien no comparte lo que ordena la Contraloría.

Pocos cambios. El informe contralor establece que en los últimos años se han realizado muy pocos cambios para exigir la profesionalización en los mandos superiores del sector público.

Por ejemplo, de las instituciones autónomas analizadas, solo el ICE, Correos de Costa Rica y el Instituto Nacional de Seguros (INS) incluyeron en sus normas internas más requisitos académicos para ejercer el cargo de presidente ejecutivo.

En el 2008, la Ley Reguladora del Mercado de Seguros estableció que el presidente ejecutivo del INS debe tener conocimientos en el campo de los seguros, finanzas o administración de empresas.

Sin embargo, Guillermo Constenla, actual presidente de la aseguradora, es un profesional adscrito al Colegio de Ingenieros Electricistas, Mecánicos e Industriales.

En cambio, Eduardo Doryan Garrón, quien fue titular del ICE hasta julio pasado, y su sucesor, Teófilo de la Torre sí son ingenieros eléctricos, como lo requiere la reforma que se hizo en el 2008 al reglamento de creación del Instituto.

Consultado sobre el tema, José Joaquín Arguedas, director del Servicio Civil, sostuvo que a su entidad no le corresponde fijar los requisitos de ministros y viceministros, pues eso requiere una reforma de la Constitución en el Congreso.

Además, se desmarcó de los puestos de presidentes ejecutivos, pues no tiene injerencia en las designaciones de las autónomas.

Empero, sostuvo que lo habitual en los nombramientos de este tipo es que no se fijen requisitos, porque eso restringiría la posibilidad de los políticos de designar a sus personas de confianza.