Aarón Sequeira. 25 abril
Carlos Avendaño y Eduardo Cruickshank, junto con otros cuatro diputados de Restauración Nacional, darían los votos al candidato a presidente legislativo que les dé una silla en el Directorio y les preste atención a varios de sus proyectos de ley. Foto: Rafael Pacheco
Carlos Avendaño y Eduardo Cruickshank, junto con otros cuatro diputados de Restauración Nacional, darían los votos al candidato a presidente legislativo que les dé una silla en el Directorio y les preste atención a varios de sus proyectos de ley. Foto: Rafael Pacheco

La fracción del Partido Restauración Nacional (PRN) sería clave en la elección del presidente de la Asamblea Legislativa, el próximo 1.º de mayo.

Ambos candidatos al cargo, el liberacionista Carlos Ricardo Benavides y el socialcristiano Erwen Masís, están, precisamente por eso, pujando fuertemente por consolidar el apoyo de esos seis votos restauracionistas para lograr la suma mínima para ganar la presidencia: los 29 votos.

Por el momento, Masís asegura que la matemática no beneficia a ninguno de los dos y asegura que “le han dicho” que la elección se define “en los últimos momentos”, por lo que tratará de aprovechar viernes y el fin de semana para avanzar en su pulso.

¿Qué tiene Restauración para negociar y qué les pide a los candidatos? El partido de Carlos Avendaño, luego de la fuerte ruptura que lo dejó diezmado, a finales de octubre, con la salida de ocho de sus miembros, la facción fabricista, se presenta como una bancada estable, ahora.

Son seis votos, pero valdrían oro para un Benavides que, de llegar con los 17 votos verdiblancos consolidados y mantener la promesa que le hiciera el Partido Acción Ciudadana (PAC) meses atrás, de darle sus 10 sufragios, solo requiere dos legisladores para el número mágico.

Ahora bien, Avendaño no se la pone fácil a los aspirantes a presidente legislativo. Los restauracionistas acordaron, este lunes, pedir que les apoyen varios proyectos, que les den al menos las presidencias de las comisiones parlamentarias de Agropecuarios y Sociales, además de algo fundamental: una de las dos secretarías del Directorio legislativo.

“Tenemos una propuesta de nuestros proyectos para una agenda legislativa, nuestra propuesta de integración de comisiones y creemos en un Directorio compartido donde no se nos margine”, explicó Avendaño.

La decisión final, dijo el jefe del PRN, se tomaría el próximo lunes, luego de haber escuchado a Masís.

De hecho, la cita entre Avendaño y Masís se daría este jueves por la noche. Con Benavides, ya los aspectos de un eventual acuerdo están bastante claros y más que conversados.

Pero el líder de Restauración insiste en que no hay nada definitivo, porque han mantenido los canales abiertos, tal como lo acordó la bancada.

Aunque llevar el agua restauracionista a sus molinos sería definitivo para la candidatura del verdiblanco, dejaría a Erwen Masís con una tarea pendiente, la de conseguir votos entre las fracciones minoritarias, básicamente entre los tres miembros de Integración Nacional y los dos del Republicano Social Cristiano.

En ese caso, la matemática legislativa, con Restauración de su lado, dejaría así el panorama de los aspirantes a presidente:

-Carlos Ricardo Benavides: 17 PLN + 10 PAC + 6 PRN = 33 votos

-Erwen Masís: 9 PUSC + 8 de Nueva República + 6 PRN = 23 votos

Benavides: ‘Hemos encontrado buena respuesta’

El jefe del PLN, Carlos Ricardo Benavides, aseguró que ha encontrado muy buena respuesta en buena parte de las fracciones con las que ha negociado, pero alegó que “corresponderá a cada una de ellas hacer pública su decisión final”.

“Nos sentimos a gusto haciendo lo que habíamos ofrecido, que era conversar con todos”, dijo el vocero de Liberación.

De seguido, aseguró que tiene a sus 16 compañeros de partido con él, a pesar de que antes de que se tomara el acuerdo por su candidatura, un grupo pequeño había exigido condiciones para apoyarlo, entre ellas no dar cabida el PAC en ese Directorio.

Por el momento, Carlos Ricardo Benavides, del PLN, y Erwen Masís, del PUSC, se mantienen en la pugna por la presidencia de la Asamblea Legislativa. Foto: Rafael Pacheco
Por el momento, Carlos Ricardo Benavides, del PLN, y Erwen Masís, del PUSC, se mantienen en la pugna por la presidencia de la Asamblea Legislativa. Foto: Rafael Pacheco

Erwen Masís también cree tener sus nueve votos socialcristianos seguros. “Ah sí. Hay un acuerdo de la fracción en esa línea. Fue uno de los requisitos que yo tuve para participar en esto”, comentó.

El socialcristiano apuntó que está en el proceso normal y natural de conversar, hacer propuestas, escucharlas, ver consensos.

“Lo que me dicen es que es como típico que esto se decida en los últimos momentos, es parte de las negociaciones. También me dicen que aquí las cosas suben y bajan, los acuerdo van y vienen”, dijo el jefe socialcristiano.

Aunque el proceso de las elecciones para el Directorio camina, precisamente, en sus normales conversaciones, ha tomado fuerza en días recientes los rumores sobre la intención de varios socialcristianos de que se deponga la pretención de Masís y, entonces, montarse en el tren del Directorio liderado por Benavides.

Después de la reunión de jefes de fracción de este jueves, el jefe liberacionista conversó ampliamente con la actual subjefa de la Unidad, María Vita Monge. Ella también se acercó, horas más tarde, a conversar con Avendaño.

No obstante, la intención primordial de los rojiazules sería la de dejarse una de las dos secretarías, cosa muy complicada con aspirantes de Restauración y del PAC a esas dos plazas del órgano colegiado que dirige el parlamento.

Benavides también conversó con Erwen Masís, sobre ese panorama hacia el 1.º de mayo, aunque evitó revelar detalles de lo conversado entre ambos.

La elección de los seis puestos del Directorio se dará el 1.º de mayo, a partir de las 9 a. m. Ese día, de escogen tres puestos propietarios: presidencia, primera secretaría y segunda secretaría, así como tres puestos suplentes: vicepresidencia, primera prosecretaría y segunda prosecretaría.

Aunque para ganar esos cargos solo se requiere la mitad más uno de los diputados presentes al momento de la votación, es usual que se encuentren los 57 congresistas en el plenario; por eso, se necesitan 29 votos para ganar cada uno de los cargos.