Política

Diputados le cerrarían al país las puertas del BID, advierte ministro de Hacienda

Elian Villegas añade que el tipo de cambio y las tasas de interés entrarían en riesgo si los legisladores rechazan por segunda vez un financiamiento del Banco Interamericano

Un eventual rechazo de los diputados a dos créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por $500 millones, implicaría un riesgo para las tasas de interés y el tipo de cambio del dólar en el país, además de que el próximo gobierno vería prácticamente cerradas las puertas de este organismo financiero multilateral.

Así lo advirtió el ministro de Hacienda, Elian Villegas, luego de que la ausencia de 19 diputados en la sesión de este jueves evitó que el plenario legislativo votara en segundo debate los empréstitos, los cuales se perderán si no son aprobados antes del lunes 20 de diciembre.

“Para el país es de gran importancia contar con esos créditos del BID. En caso de perder esos créditos, tendríamos que acudir al mercado interno para obtener el dinero correspondiente y eso nos podría subir las tasas de interés del mercado y le subiría la tasa de interés a todas las personas que tienen créditos.

“Además, esos $500 millones del BID nos ayudarían a contener una eventual subida en el tipo de cambio al aumentar las reservas, pero también, cualquier partido político que pretenda ser gobierno, a partir del 8 de mayo del 2022, debe tener presente que las relaciones con el BID se deteriorarán significativamente si nosotros no aprobamos esos créditos.

“Hay que entender que, el año pasado, se habían perdido dos créditos del BID, precisamente, porque la Asamblea Legislativo los rechazó. Si se vuelven a perder otros dos créditos, sería prácticamente cerrar la llave de un organismo multilateral que ha sido de muchísima ayuda para el país.

“Desde ese punto de vista hago un llamado respetuoso a los diputados para aprobarlos. Si se rechazan los créditos del BID, otros organismos multilaterales entenderán, con toda claridad, que esto que se le hace al BID los podría aludir a ellos, al ver una situación complicada con la aprobación de créditos en la Asamblea Legislativa”.

Uno de los créditos en discusión, por $250 millones, tiene 20 años plazos, con cinco años de gracia y una tasa variable de 1,18% anual; el segundo, por el mismo monto, tiene un periodo de pago de siete años con tres años de gracia y un interés variable del 2,43% por año.

En diciembre del 2020, los diputados cerraron el Congreso y con ello rechazaron un financiamiento de $250 millones del BID.

El ministro de Hacienda sostiene que la negativa a los nuevos créditos es política y no financiera. Sostuvo que este financiamiento con intereses bajos es una concesión del Banco Interamericano “a un país que necesita un empujón en la senda de sostenibilidad fiscal”.

“Desde el punto de vista financiero, no existe una sola razón para rechazarlo; son tasas absolutamente favorables, las razones para el rechazo son absolutamente políticas.

“Aquellos que dicen que va a aumentar el endeudamiento están faltando a la verdad; estos créditos no aumentan en un solo céntimo el endeudamiento autorizado por la Asamblea y, por la gestión de deuda, no vamos a utilizar la totalidad del endeudamiento autorizado”, continuó Villegas.

Estos préstamos tienen como objetivo financiar el Presupuesto Nacional sustituyendo recursos de deuda interna cara por deuda externa barata. El primero de ellos generaría un ahorro por año $8,1 millones en el pago de intereses. El segundo economizaría $4,3 millones en intereses por cada año que dure el convenio.

Para ser aprobado, el crédito requiere de 38 votos por tratarse de un financiamiento internacional. En primer debate, el 13 de diciembre, la iniciativa solo alcanzó 30 votos a favor y recibió ocho en contra.

Este jueves, día en que estaba prevista la votación en segundo debate, el plenario ni siquiera logró los 38 votos necesarios para poner el expediente en el primer lugar de la agenda y entrar a conocerlo. Hubo muchas ausencias en las bancadas de Liberación Nacional (PLN), Restauración Nacional (PRN), Unidad Social Cristiana (PUSC) y el bloque fabricista Nueva República.

En el primer debate, votaron en contra Pablo Abarca, José María Guevara, Aracelly Salas y María Inés Solís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Daniel Ulate, del PLN; Wálter Muñoz y Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN), y los independientes Dragos Dolanescu y Shirley Díaz.

El miércoles, la candidata presidencial del PUSC, Lineth Saborío, le pidió a sus diputados aprobar el financiamiento para evitar presión en las tasas de interés, pero el jefe de bancada de la Unidad, Pablo Heriberto Abarca, adelantó que su bancada, salvo excepciones, votará en contra bajo el alegato de que la presión fiscal no “se resuelve con el préstamo”.

“Eso es culpa del déficit fiscal y del alto endeudamiento”, argumentó el vocero socialcristiano.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.