Josué Bravo. 1 febrero
La Comisión Presidencial de Reforma del Estado se reunió el jueves con la comisión especial legislativa que tramita una reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa. Foto: Presidencia.
La Comisión Presidencial de Reforma del Estado se reunió el jueves con la comisión especial legislativa que tramita una reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa. Foto: Presidencia.

El gobierno de Carlos Alvarado llevó a la Asamblea Legislativa una propuesta para prohibir que los diputados modifiquen los proyectos de ley que el Poder Ejecutivo envíe al Congreso.

La idea forma parte de las recomendaciones que la Comisión Presidencial de Reforma del Estado les presentó a los diputados de la comisión que tramita, mediante una vía rápida, una reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa (expediente 21.116).

Según la propuesta, cuando el gobierno presente un proyecto de ley, tendrá la potestad de rechazar todas las mociones de modificación que le hagan los diputados al texto, o bien, solo aceptar aquellas que considere que ayuden a mejorar la iniciativa.

El conjunto de recomendaciones fue presentado el jueves a los legisladores en una reunión encabezada por el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, junto con Rolando Araya, uno de los miembros de la Comisión Presidencial de Reforma del Estado.

De hecho, Casa Presidencial informó sobre el tema a los medios este viernes.

El jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Erwen Masís, consideró que la propuesta de restringir el derecho de enmienda de los diputados es una visión equivocada y, en su criterio, no tendría el respaldo de la mayoría de los partidos.

“Es posible que incluso sea inconstitucional, porque desde luego hay un choque entre dos poderes de la República. El tema de la enmienda, la construcción y el aporte de los diputados se estaría en ese momento quebrantando”, añadió Masís.

El socialcristiano explicó que, cuando la Comisión Presidencial encabezada por Piza explicó la propuesta de que los proyectos de ley gubernamentales no fueran cambiados, detalló que la idea es replicar el sistema francés.

“Que va un poco más en la línea del parlamentarismo y donde el Ejecutivo tiene la posibilidad de enviar un proyecto de ley al legislativo, para que ese sea aprobado de manera íntegra”.

“Es decir, que los diputados o el Congreso no tengan posibilidad de hacer enmiendas. Desde luego que no es algo que encaje en nuestro sistema. Desde luego que existe un cruce, un choque entre dos poderes de la República. Nosotros no estamos dispuestos a aprobarlo, me parece que las leyes se construyen en el parlamento”, advirtió Masís.

La propuesta difundida por Casa Presidencial dice literalmente: “Cuando el Poder Ejecutivo presenta un proyecto de ley, podrá optar para que el mismo reciba mociones de modificación o bien no aceptar ninguna o aceptar solamente las que, en su criterio, tiendan a mejorar el proyecto o a garantizar la mayoría necesaria para su aprobación"

La Comisión Presidencial de Reforma del Estado está integrada por políticos y académico del país. Fue nombrada por el presidente Alvarado en junio del 2018 y la encabezan Rodolfo Piza y la ministra de Justicia y Paz, Marcia González.

El resto de los integrantes, quienes trabajan en dos subcomisiones presidenciales, son Mario Redondo, Margarita Bolaños, Kevin Casas, Rolando Araya, Sol Echeverría, Abril Gordienko, Velia Govaere, Rolando Araya, Francisco Antonio Pacheco, Diego González, Roberto Salom, Silvia Castro y Vladimir de la Cruz.

Otras propuestas

Otra de las propuestas de la Comisión Presidencial es que el gobierno tenga la posibilidad de que hasta dos de sus proyectos presentados, en periodo de sesiones extraordinarias, sean tramitados por vía rápida.

Además, sugiere que la fracción legislativa que proponga mociones de fondo a un proyecto, sin importar su número, pueda hacer uso de la palabra en forma proporcional a su número de diputados en la Asamblea.

Otra propuesta del gobierno indica que las votaciones de un proyecto de ley, en primer o segundo debate, validará todo el proceso de trámite de ley en la Asamblea Legislativa, salvo que presente algún defecto sancionado por la Constitución Política.

“Todo proyecto que implique el aumento del gasto público deberá contar con un informe no vinculante de la Contraloría General y del Ministerio de Hacienda”, dice otra de las ocho propuestas planteadas por la Comisión Presidencial.

Asimismo, sugiere que al momento de que los diputados avalen la creación de nuevas instituciones, el Ministerio de Planificación emita un criterio no vinculante con respecto a la pertenencia de la entidad que van a crear.

A tono con los tiempos actuales, la Comisión de Reforma del Estado también propone que la presentación de una ley en comisión o en plenario se puede hacer de forma presencial o virtual.

Piza explicó que la voluntad de la Comisión Presidencial es hacer propuestas al proyecto, con la finalidad de que el procedimiento legislativo en la aprobación de leyes permita a las mayorías tomar decisiones en un plazo razonable sin menoscabo de los derechos de las minorías.

“Pero sin confundir las tareas de unos y de otros. (Que sea) un debate fluido y que no se promueva el filibusterismo parlamentario”, añadió Piza.

La Nación no logró obtener una reacción de Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción de Liberación Nacional, porque estaba en reunión, según explicó.

Víctor Morales Mora, jefe de la fracción oficialista y Jonathan Prendas, vocero del bloque independiente Nueva República, no respondieron las llamadas a sus celulares.

La reforma al Reglamento legislativo es apoyado por siete fracciones. Su finalidad es reducir drásticamente el tiempo requerido para tramitar un proyecto de ley en la Asamblea, para lo cual el gobierno también hace sus aportes.