Josué Bravo. 3 julio
Reportero CR es una de las páginas que promueven la campaña #FueraIvonneAcuña. Foto: captura de pantalla
Reportero CR es una de las páginas que promueven la campaña #FueraIvonneAcuña. Foto: captura de pantalla

Una campaña en redes sociales, acuerpada desde al menos tres perfiles, lanza un absurdo ataque contra la diputada Ivonne Acuña, del bloque Nueva República.

Con el hashtag #FueraIvonneAcuña en Twitter y Facebook, las páginas exigen la salida de la legisladora en respuesta a lo que ella misma pidió en sus cuentas sobre el exministro de Educación, Édgar Mora, con el hashtag #FueraEdgarMora.

La campaña es replicada por perfiles como Reportero CR, con 40.000 seguidores, así como Ni Una Más CR y Costa Rica Diversa.

La campaña va acompañada de memes que parodian a Fabricio Alvarado y a su partido Nueva República.

La exigencia de destituir a la diputada carece de fundamento por cuanto la Constitución Política no establece la pérdida de credencial de un legislador por su pensamiento político.

Según el artículo 112 de la Constitución, un diputado solo podrá perder su credencial otorgada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) cuando establezca contratos de manera directa o indirecta con el Estado o cuando obtenga concesiones de bienes públicos que impliquen privilegios.

Fuera de ese escenario, el legislador solo podrá dejar su curul en caso de renuncia, muerte o porque acepte un cargo en otro poder del Estado, explicó el letrado del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Andrei Cambronero.

Incluso, el diputado no pierde el puesto si asume un cargo en un ministerio de gobierno, una delegación internacional, instituciones benéficas o una cátedrático en una universidad pública.

Además, un diputado no es responsable de la opinión que emita en el Congreso.

Cambronero recordó que, en el 2018, la Asamblea Legislativa aprobó una reforma constitucional que permitiría destituir a los diputados que fallen al deber de probidad en el cargo, no por razones de pensamiento o control político.

La reforma aún no entra en vigencia, pero este tampoco es el escenario por el cual sus detractores piden la salida de Acuña.

El exministro Édgar Mora renunció al cargo el pasado lunes por presiones de estudiantes, sindicatos y transportistas que, mientras mantenían bloqueos en carretera, exigían su salida del Ministerio de Educación Pública (MEP) como condición para dialogar con el gobierno sobre otras demandas.

En redes sociales, Acuña se había sumado a las presiones desde el viernes anterior, al publicar una imagen que contenía la foto de Mora, el hashtag #FueraEdgarMora sobrepuesto en la fotografía y el logo, colores y tipografía de su agrupación política.

En el texto de su twit, la diputada fabricista recordó que desde hacía un año venía pidiendo lo mismo. De hecho, desde su curul de oposición, al igual que el resto de compañeros del bloque, Acuña ya ha pedido la renuncia de la jerarca del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y mantiene un discurso crítico hacia el gobierno y del Partido Acción Ciudadana (PAC).

La campaña en contra de Acuña se convirtió en el tercero de los temas en tendencia en Costa Rica en Twitter.

Al respecto, la legisladora dijo: “Fui electa por la ciudadanía, respondo a los compromisos y responsabilidades asumidas. Cada hashtag y mención me fortalecen y, aunque Twitter mayoritariamente sea territorio PAC, no me van a intimidar y mucho menos a silenciar”.