Exmandatario dice que quiere llegar a Zapote a gobernar, no a administrar

Por: Natasha Cambronero 14 agosto, 2016

Sin titubear un solo segundo, el exmandatario Óscar Arias Sánchez dijo que él ganaría caminando la convención interna del PLN; sin embargo, sigue haciendo cálculos antes de decidir si postulará su nombre para un tercer mandato presidencial.

El político, de casi 76 años, insiste en que definirá su futuro electoral a finales de este mes o a principios del próximo.

Arriba, Oscar Arias pronuncia un discurso de casi 30 minutos ante las personas que se presentaron a pedirle una tercera postulación. Abajo, parte del grupo que acudió a la casa del exmandatario en Rohrmoser, San José. | JEFFREY ZAMORA
Arriba, Oscar Arias pronuncia un discurso de casi 30 minutos ante las personas que se presentaron a pedirle una tercera postulación. Abajo, parte del grupo que acudió a la casa del exmandatario en Rohrmoser, San José. | JEFFREY ZAMORA

Así lo dejó ver ante cientos de personas que lo visitaron en las afueras de su casa, ayer en la mañana, intentando persuadirlo de que anunciara su candidatura. El exmandatario no les dio el sí. Alega que todavía debe hacer una serie de consideraciones porque su intención es llegar a Zapote a gobernar el país, no a administrarlo.

Arias quiere ir a la segura y no quiere sorpresas. Dice que dialoga con líderes adversos a Liberación Nacional (PLN) –cuyos nombres se reservó– para garantizarse de que, en caso de ganar, sería factible cumplir sus promesas de campaña.

“Yo solo quisiera ser presidente si puedo realmente hacer las cosas que quiero hacer y que este país, según mi consideración, necesita (...).

”Estoy tanteando el clima político y conversando con gente para ver si en una presidencia de Óscar Arias, están dispuestos a llegar a acuerdos sobre cosas que a mí me interesan porque considero que son importantes para el país. Si el día de mañana me dicen que sí, eso me va a estimular, si me dicen que no, pues eso no me va a estimular para llegar a esa difícil decisión. La política no es un lecho de rosas, ya lo sabemos”, dijo Arias, en referencia a la necesidad de alcanzar acuerdos con los partidos Acción Ciudadana (PAC), Unidad Social Cristiana (PUSC), Movimiento Libertario y Frente Amplio, por ejemplo.

Esas declaraciones las dio en una improvisada conferencia de prensa en la entrada de su casa en Rohrmoser, minutos después de ofrecer un discurso de casi media hora a los seguidores que a gritos le solicitaron postular, una vez más, su nombre para las elecciones del 2018.

Según el dos veces presidente (1986-1990 y 2006-2010), debe meditarlo con su conciencia y con su familia, pues la decisión que tome marcará su vida.

Además, acotó, debe considerar el fraccionamiento del PLN, donde un sector adversa una segunda reelección suya.

No obstante, en su discurso, Arias hizo alarde de un apoyo arrollador que, según él, tiene dentro del PLN, incluso por encima del expresidente José María Figueres Olsen (1994-1998).

Arias dice que arrasaría en el PLN pero sigue haciendo cálculos
Arias dice que arrasaría en el PLN pero sigue haciendo cálculos

Al consultarle si espera que los demás precandidatos se hagan a un lado si él se postula, respondió: “No necesariamente, pero es algo de lo que uno podría conversar, sobre todo si es muy evidente, porque todas las encuestas dicen lo mismo.

”Si algunos precandidatos estuvieran muy parejos, pues obviamente, hay que ir a una convención, pero al igual que en el 2005, una inmensa, inmensa mayoría de la gente quería que yo fuera el candidato y, al final, se retiraron los otros (...). Esa convención la gano caminando, eso es así, pero yo entiendo muy bien que el que está aspirando quiera seguir hasta el final, es parte de la democracia partidista”, añadió.

Mario Quirós, dirigente de la tendencia de Figueres, interpretó que Arias no quiere competir en una convención interna y lo llamó a participar en ella.

En el PLN, también aspiran el exdiputado Sigifredo Aiza y el abogado Enrique Rojas F. Tampoco lo descartan el alcalde de Alajuela, Roberto Thompson, y el diputado Rolando González.