Ana Yancy Flores. 4 febrero, 2018

Un presidente que no solo sea buena persona, sino que también sea adecuado para el país, es lo que Andrés Ulate, de 7 años, le pide al próximo mandatario de Costa Rica.

Los hermanos Elena y Andrés Ulate acudieron este domingo en la mañana al Museo de los Niños a emitir su voto. Asistieron acompañados de sus papás. Foto Gesline Arrango
Los hermanos Elena y Andrés Ulate acudieron este domingo en la mañana al Museo de los Niños a emitir su voto. Asistieron acompañados de sus papás. Foto Gesline Arrango

Andrés fue uno de los miles de niños que se despertaron temprano este domingo para emitir un voto simbólico, como parte de las elecciones infantiles que se celebran en diferentes puntos del país.

En el caso de este pequeño, su voto lo hizo en el Museo de los Niños, que desde hace cuatro años trabaja con el Tribunal Supremo de Elecciones para hacer con los pequeños una dinámica muy similar a la de las votaciones. Incluso, ellos votan con la misma papeleta que los adultos utilizan.

Al igual que Andrés, Scarleth Mena, de 11 años, le hizo una petición muy especial al próximo presidente: “Que tenga buen corazón para que ayude a los perritos de la calle”.

Para escoger a su candidato presidencial, esta pequeña se basó en los debates televisivos de la última semana.

"El objetivo es que los niños aprendan desde temprana edad la importancia de ejercer su derecho al voto", explicó Ronny Jiménez, director de Comunicaciones del Museo de los Niños.

Scarleth Mena, de 11 años, acudió a votar al museo infantil en compañía de su papá, Jesús Mena. Esta es la segunda ocasión en que ella emite el voto infantil. Foto: Gesline Anrango
Scarleth Mena, de 11 años, acudió a votar al museo infantil en compañía de su papá, Jesús Mena. Esta es la segunda ocasión en que ella emite el voto infantil. Foto: Gesline Anrango

Hasta este mediodía, al Museo de los Niños habían votado más de 500 niños, según detalló Jiménez. Se esperaba que durante la tarde hasta las 5 p. m. que cierran las urnas infantiles, asistan entre 1.500 a 2.000 pequeños.

Los resultados de las votaciones infantiles de este lugar se darán a conocer pasadas las 8 p. m. y serán publicadas en el perfil de Facebook.


Voto digital
En canal 7, en La Sabana, los niños emitieron su voto de manera digital. Foto: Gesline Arrango
En canal 7, en La Sabana, los niños emitieron su voto de manera digital. Foto: Gesline Arrango

En Canal 7, en La Sabana, es otro de los lugares donde las elecciones infantiles son tradición. Allí, se vivió una verdadera fiesta electoral, en la que proliferaron chicos ataviados con grandes camisas de los partidos Liberación Nacional, Unidad Social Cristiana e Integración Nacional.

Allí, los menores votaron en papeletas digitales, para lo cual utilizaron tabletas. Al igual que en el Museo de los Niños, aquí darán los resultados de las votaciones tras el primer corte electoral de la noche, comentó Carlos Reyes, de canal 7.

Durante la mañana del domingo, más de 1.800 niños se habían acercado a La Sabana a votar en compañía de sus padres.

Payasos, música y globos le pusieron mucho color y alegría a la jornada electoral.

Monserrath Cardenas, de 7 años y vecina de Moravia, votó en el centro comercial Lincoln Plaza, en compañía de sus papás. Foto: Gesline Arrango
Monserrath Cardenas, de 7 años y vecina de Moravia, votó en el centro comercial Lincoln Plaza, en compañía de sus papás. Foto: Gesline Arrango

Según Reyes, en los últimos años, los resultados de las elecciones infantiles han coincidido con los de las votaciones de los adultos. Los pequeños podrán dar su opinión en este lugar hasta las 5 p. m.

Centros comerciales como Avenida Escazú, Lincoln Plaza, Escazú Village y Plaza Bratsi también se unieron a esta fiesta electoral, que tiene por objetivo que los pequeños entiendan la importancia de vivir en un país democrático.

Para Emma Murillo, la preocupación fue que su papeleta no estuviera doblada correctamente, antes de depositarla en las urnas de Avenida Escazú. Para prevenir, le hizo más de cuatro dobleces. Foto: Gesline Arrango
Para Emma Murillo, la preocupación fue que su papeleta no estuviera doblada correctamente, antes de depositarla en las urnas de Avenida Escazú. Para prevenir, le hizo más de cuatro dobleces. Foto: Gesline Arrango