Silvia Artavia. 27 junio, 2018
Laura Chinchilla, Zarela Villanueva, Rina Contreras, Carolina Hidalgo y Rosemary Karpinsky se reunieron esta miércoles en la Asamblea Legislativa. Foto Jeffrey Zamora.
Laura Chinchilla, Zarela Villanueva, Rina Contreras, Carolina Hidalgo y Rosemary Karpinsky se reunieron esta miércoles en la Asamblea Legislativa. Foto Jeffrey Zamora.

Rosemary Karpinsky, primera mujer en presidir la Asamblea Legislativa de Costa Rica, entre 1986 y 1987, tiene fresco el recuerdo de un particular episodio que afrontó el primer día en que desempeñó aquel cargo.

“Señora presidenta, hemos puesto una bomba en el salón, porque no es justo que haya una mujer presidiendo el Congreso; eso nunca se ha visto y a usted le va a ir muy mal”, la amenazó una voz al otro lado del teléfono.

Lo que hoy rememora como una broma, no se aleja demasiado de la realidad 30 años después, contó la exdiputada, quien asegura que la violencia de género ha crecido aunque la representación política femenina también lo ha hecho.

Ese y otros temas preponderantes para el país, y sobre todo para el empoderamiento femenino, fueron discutidos este miércoles en la Asamblea Legistativa por las cinco mujeres que han presidido algún poder de la República en la historia de Costa Rica.

Convocadas por la actual presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo, asistieron Karpinsky, Laura Chinchilla, primera presidenta de la República (2010-2014); Zarela Villanueva, primera presidenta del Poder Judicial (2013-2017), y Rina Contreras, presidenta de la Asamblea Legislativa del 2000 al 2001.

Reforma fiscal y equidad...

¿De qué hablaron las expresidentas de los supremos poderes y la actual líder de la Asamblea? El asunto prioritario fue la reforma fiscal que se discute actualmente en la Asamblea Legislativa.

Según dijo Hidalgo, les pidió a sus similares consejo con respecto a la forma de encaminar el debate del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas o reforma tributaria.

Asimismo, las participantes discutieron sobre los principales retos que tiene el país en materia de igualdad de género. Por ejemplo, empleo y disparidades salariales, violencia contra la mujer y acoso político.

Sobre este último punto, enfatizó la presidenta del Congreso, todas coincidieron en que es un asunto que debe atacarse.

“Reiteramos una y otra vez el tema del acoso político, porque cada una de nosotras, en la presidencia de cada uno de nuestros espacios, se ha visto expuesta a asuntos de discriminación en razón del género. Consideramos que debe haber un marco normativo que disminuya ese acoso al que nos enfrentamos las mujeres en el campo político”, explicó Hidalgo.

Según dijo la presidenta del primer poder de la República, uno de los pendientes en ese sentido es la incorporación igualitaria de las mujeres en las comisiones legislativas.

“Cuando inicié, les pedí a las fracciones que, por favor, me enviaran recomendaciones para integrar las comisiones de manera paritaria, y eso realmente fue complejo. Esa es una forma de discriminar la participación de las mujeres”, amplió la líder de los legisladores.

En marzo del 2017, ingresó a la corriente legislativa el Proyecto de ley contra el acoso y/o violencia política contra las mujeres, el cual se encuentra en la agenda de la Comisión de Asuntos de la Mujer sin avance aparente.

“Una realidad que nos contrasta es que, en 200 años de vida independiente, solo cinco mujeres hayamos presidido supremos poderes. Eso no debería ser así; más mujeres deberíamos poder acceder a estos espacios”, amplió Hidalgo.

Por su parte, la exmandataria Laura Chinchilla reiteró la favorable coyuntura en la que se encuentran las actuales diputadas, con una cifra histórica de participación en el Congreso, para impulsar una agenda de equidad de género.

Aunque los hombres siguen siendo mayoría (31 diputados), 26 diputadas ocupan hoy una curul, una representación femenina nunca antes vista en la vida parlamentaria de nuestro país.

Chinchilla contó que, actualmente, trabaja en un movimiento “hemisférico” de mujeres por la democracia y comunicó su anuencia a contar con representantes de “tanto prestigio” en esta iniciativa.

Zarela Villanueva, en tanto, habló de la importancia del papel de la mujer para trascender a las diferencias en función de buscar un país respetuoso de los derechos humanos. Asimismo, recordó la urgencia que tienen las mujeres que padecen agresión de contar con defensa legal.

Tal y como lo hicieron todas las invitadas, la expresidenta del Congreso, Rina Contreras, se refirió a la necesidad de unir voluntades para la aprobación de la reforma fiscal.

Rosemary Karpinsky también llamó la atención respecto a la falta de leyes que velen por los adultos mayores, en una sociedad donde ese grupo etario se vuelve más grande.

Asimismo, las expresidentas de los poderes de la República coincidieron en que la juventud de la actual cabecilla de la Asamblea Legislativa es un punto a favor para asumir con energía los proyectos fundamentales para el país.

Impulso a la agenda de genéro

Justo este miércoles, se conformó el Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas de la actual Asamblea Legislativa, integrado por la totalidad de legisladoras con representación en el Congreso.

El objetivo de esta coalición será dar impulso a proyectos de ley con contenido de género. Entre estos asuntos, desigualdad salarial y una normativa más robusta sobre violencia contra la mujer.

Franggi Nicolás, diputada por el Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, dijo que la idea es promover una agenda de equidad que pueda canalizarse en el Congreso para resolver la brecha entre hombres y mujeres.

La primera labor de este grupo será establecer una lista de prioridades entre todos los proyectos con contenido de género impulsados por las distintas fracciones.

Una vez hecho ese conteo, las propuestas serán valoradas por la Comisión de Asuntos de la Mujer, explicó la legisladora.

Según dijo Nicolás, parte de las tareas de la nueva coalición de diputadas será la promoción de un proyecto de ley para impulsar las propuestas de género en las reuniones de jefes y subjefes de fracción.

“Aunque tuvimos una señal muy importante en el Directorio, donde la gran mayoría está representada por mujeres, lo cierto del caso es que en jefaturas y subjefaturas hay una representación un poco dispar. Todos los jefes de fracción son varones, y las mujeres quedamos relegadas a subjefaturas. Y son principalmente los jefes de fracción los que negocian la agenda y los temas prioritarios dentro del Congreso”, exhortó la verdiblanca.