Política

Hacienda propone dos exoneraciones a impuesto a casas de lujo

El Ministerio de Hacienda introducirá dos exoneraciones en el proyecto de ley que modificaría el impuesto a las casas de lujo.

La idea original del plan es cobrar un tributo anual del 0,5% sobre el valor a las viviendas que superen los ¢150 millones, una vez sumada la construcción más los metros cuadrados de terreno que albergan el área de la edificación.

La primera de las exoneraciones planteadas por Hacienda tiene que ver con el peso de los terrenos dentro del valor total de las propiedades.

No tendrían que pagar el tributo las casas valoradas en menos de ¢210 millones, siempre que el valor del terreno supere un 40% de la valoración.

Así, por ejemplo, quedaría exento el dueño de una propiedad con un valor total de ¢200 millones, en la que el terreno donde se ubica la construcción cuesta ¢80 millones y la edificación ¢120 millones.

El resto del área del terreno o finca no será tomado en cuenta en el cobro del tributo. Así quedó plasmado desde que se presentó la iniciativa de ley a principios de año.

En cambio, sí tendría que pagar el impuesto el dueño de una propiedad valorada en ¢160 millones, por ejemplo, en la que el terreno cuesta ¢45 millones y la construcción ¢115 millones, pues el valor de la tierra representa un 28% del total.

Con el esquema planteado, el dueño de una propiedad de ¢155 millones podría pagar impuesto a casas de lujo, mientras que el de una de ¢200 millones quedaría exonerado, aunque las construcciones de ambos cuesten los mismo: unos ¢100 millones.

Así ocurriría si el terreno equivale a un 35% del valor total en el caso del primero, pero en el segundo la tierra vale un 50%. La diferencia está en el peso relativo del terreno dentro de la propiedad.

Herencias

La segunda exoneración planteada por Hacienda es excluir del impuesto a los propietarios que hayan recibido los inmuebles en herencia antes del 1.° de marzo del 2021.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, afirmó que los cambios obedecen a las críticas que el proyecto ha recibido.

“Una de las críticas al proyecto es que existe una gran cantidad de propiedades que fueron heredadas y, normalmente, nos dicen que pertenecen a alguna señora que quedó en condición de viudez y que sería una barbaridad cobrar ese impuesto que ella no podría pagar.

“Entonces, la decisión es simple. Todas esas personas no van a tener que pagar ese impuesto en tanto hayan recibido como herencia esa propiedad antes del 1.° de marzo 2021. Eso se está estableciendo así precisamente para responder así a esa crítica”, declaró Villegas sobre el primer cambio.

En cuanto al valor del lote y la casa, continuó Villegas, la crítica recibida es que habrá terrenos que son muy valiosos con una construcción de menos valor.

En esos casos, añadió, algunos objetan que se estaría pagando tributo por una casa que no es de lujo, pero cuyo lote es muy costoso.

“Aquí estamos plateando una formulita muy sencilla. Estamos diciendo que en aquellos casos donde el valor del terreno sea más de un 40% del valor del inmueble total, es decir, lo que es propiamente la casa más el terreno, en esa casa no se aplicaría el impuesto en tanto no pase de los ¢210 millones”, explicó.

Según la presidenta de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Legislativa, Franggi Nicolás, hay preocupación por incluir el terreno en el cálculo para pagar el impuesto.

“Eventualmente, podría repercutir en gente que están en condiciones de clase media”, consideró días atrás la legisladora liberacionista.

La iniciativa, que forma parte de la agenda de ajuste fiscal negociada por el Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), modificaría el esquema de cobro actual del impuesto a las casas de lujo.

Actualmente, el impuesto se cobra a las casas valoradas en más de ¢133 millones con una tasa progresiva anual que oscila entre el 0,25% y el 0,55% del valor de la propiedad.

Con la reforma, Hacienda plantea cobrar un solo tributo del 0,5%.

“Se debe insistir en un tema que para nosotros es importante. Aquí no está entrando ni el 2% de las propiedades del país.

“Probablemente lo que va a estar entrando al final son los condominios de lujo, las casas de lujo, algunas ubicadas en unos pocos barrios en San José, otras ubicadas en la playa, en torres de apartamento muy nuevas, casas por el orden de los $300.000″, argumentó el ministro.

Villegas no ve que con las nuevas exenciones se pueda afectar el cálculo del rendimiento en el cobro del eventual nuevo tributo, de unos ¢61.200 millones anuales.

“No se afecta porque la cantidad de esas exoneraciones es relativamente muy baja, al final de cuentas. No hay muchas propiedades heredadas, por ejemplo. La afectación sería tan pequeña que el el cálculo de los rendimientos no se notaría”, aseguró el jerarca.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.