Carlos Arguedas. 1 abril
La Escuela José Fabio Garnier Ugalde, de Rancho Redondo, Goicoechea, está ubicada al lado de la plaza de deportes local. Por eso, los toldos de los partidos políticos, que normalmente se sitúan en la entrada de los centros de votación, en este caso, están colocados a la orilla de la plaza. Foto: Mayela López.
La Escuela José Fabio Garnier Ugalde, de Rancho Redondo, Goicoechea, está ubicada al lado de la plaza de deportes local. Por eso, los toldos de los partidos políticos, que normalmente se sitúan en la entrada de los centros de votación, en este caso, están colocados a la orilla de la plaza. Foto: Mayela López.

Fútbol y política son dos actividades siempre presentes en el quehacer de los costarricenses. Y, para que no quede duda, en Rancho Redondo de Goicoechea, San José, los juegos y las elecciones estaban frente a frente.

En esa comunidad se disputaron tres partidos de balompié en la plaza de deportes que, como aún es usual en muchos pueblos, se levanta frente a la Escuela José Fabio Garnier Ugalde.

Lo anterior pese a la prohibición del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de realizar eventos o concentraciones masivas en sitios públicos o privados durante la jornada electoral, e incluso el día anterior.

Mauricio Zeledón, vecino de Rancho Redondo y quien participó en uno de los juegos, dijo que ignoraban dicha restricción.

Tal disposición pretende evitar cualquier riesgo en la seguridad y el orden público, pues la Fuerza Pública debe dedicarse a resguardar a los votantes durante la contienda electoral.

Zeledón contó que se realizaron tres juegos de futbol nueve: uno a las 9 a. m., otro a las 11 a. m. y el último a la 1 p. m.

“Los partidos lo que hicieron fue atraer votantes. La vez anterior no hubo partidos y hoy yo veo más gente. Veo más movimiento”, manifestó.

Miguel Blanco, otro de los jugadores y vecino de Cascajal de Coronado, manifestó que la afluencia de gente los motivó a él y a cuatro personas más a ir a votar después del encuentro deportivo.

“Tenía intención de votar antes de las 9 a. m, pero me levanté tarde y no pude. Somos cinco; todos de Cascajal. Pero, ahora, apenas terminemos, pasamos a votar”, aseguró.

Unas 1.000 personas, distribuidas en dos mesas de votación, estaban llamadas a ejercer el sufragio en la Escuela José Fabio Garnier Ugalde.