Michelle Campos. 7 septiembre
Fundación Arias recolecta pruebas para presentarlas a organizaciones internacionales, afirman no tener miedo de seguir defienden a los nicaragüenses víctimas del régimen. Fotografía: AFP.
Fundación Arias recolecta pruebas para presentarlas a organizaciones internacionales, afirman no tener miedo de seguir defienden a los nicaragüenses víctimas del régimen. Fotografía: AFP.

La Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano denunció constantes ataques cibernéticos por parte de grupos afines al gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

“Desde el viernes y hasta ayer domingo, oscuros seguidores de la dictadura Ortega-Murillo han atacado sistemáticamente las redes sociales de la Fundación y hemos tenido intentos de sabotaje de nuestros sistemas informáticos”, denunció la directora de la fundación, Lina Barrantes.

Según la organización, el más reciente ataque ocurrió luego del anuncio de la creación del Tribunal de Conciencia sobre crímenes de lesa humanidad en Nicaragua, el cual hará este martes sus primeras sesiones.

Ese tribunal estudiará casos relacionados con el uso de violencia sexual como crimen de lesa humanidad en el vecino país.

Lina Barrantes explicó que esta no es la primera ocasión en que se dan estos ataques, pues se han hecho cada vez más frecuentes durante el último año, caracterizados por amenazas y publicaciones “descabelladas”.

“Para nosotros, esto ya es una situación conocida, sabemos cómo proceden, sabemos que tiene millones de troles para insultarnos e insultándose a ellos mismos (...). Esas cosas empezaron a suceder hace más de un año, tuvimos que poner cámaras perimetrales por motivos de seguridad”, afirmó.

La directora detalló que, solo este domingo, contaron con aproximadamente 150 amenazas.

Desde hace varios meses, la Fundación reformó sus servidores, ya que los ciberataques se están dando con mayor frecuencia.

Según comentó Barrantes, los programas de apoyo social que les ha dado la fundación a ciudadanos nicaragüenses expulsados y víctimas de la dictadura Ortega-Murillo, así como la búsqueda por la paz en Nicaragua, han propiciado la molestia de los grupos oficialistas.

Actualmente, han iniciado una recopilación de los ataques de los partidarios de la dictadura como evidencia para ser presentados ante organizaciones internacionales de derechos humanos.

“No nos van a intimidar por seguir haciendo la denuncia que nos corresponde”, aseguró Lina Barrantes.

La Fundación Arias actúa en representación de la Plataforma de Acceso a la Justicia, que reúne a un grupo de organizaciones nicaragüenses, las cuales han tenido que ocultar su identidad en vista del recrudecimiento de la represión en ese país contra los defensores de los derechos humanos.