Política

Eli Feinzaig señala coincidencias con Rodrigo Chaves y le da consejo sobre empleo público

Excandidato afirma que ‘sería extraño si el Gobierno entrante no toma en consideración’ a los miembros de su equipo para el gabinete

Eliécer Feinzaig, diputado electo y futuro jefe de fracción del Partido Liberal Progresista (PLP, que tendrá seis diputados), sostiene que el primer año de labores de la próxima Asamblea puede ser muy fructífero por las coincidencias de cinco partidos en materia económica.

Además, el excandidato presidencial enumeró las coincidencias del PLP con el pensamiento del presidente electo, Rodrigo Chaves, a quien a la vez le da un consejo con respecto a la Ley de Empleo Público.

- La idea es ir a plantearle una agenda que genere prosperidad para todos, una agenda que podamos compartir entre todos o la mayoría de los partidos de la Asamblea. En materia de reactivación económica, generación de empleo, reducción de costos, tenemos mayores coincidencias la mayoría de las fracciones. La idea es trabajar en una agenda que permita avanzar desde el día uno.

- Él habló de ruptura de monopolios, de eliminación de privilegios, que es algo que trabajamos y desarrollamos en nuestro plan de gobierno. Él tiene algunas propuestas para reducir el costo de la electricidad, nosotros también. Nosotros tenemos una propuesta de reestructuración, de simplificación del aparato estatal. El diablo siempre se esconde en los detalles, pero creo que en esas áreas vamos encaminados en la misma dirección.

-Yo le diría que deje los temas que ya están resueltos tranquilos y que se dedique a resolver los que faltan. Creo que la Ley de Empleo Público no es perfecta, pero es una ley que consumió mucho tiempo, mucha discusión como para reabrirla en este momento. Mi consejo para él es “concéntrese en otros temas, temas nuevos”.

-No estamos interesados en pertenecer al Directorio legislativo. Nuestro interés es primordialmente la conformación de una agenda robusta en la dirección que le mencioné anteriormente. Creemos que ese trabajo lo podemos hacer participando en las comisiones legislativas. No nos urge, ni nos presiona, ni nos entusiasma el tema del Directorio. Estamos participando en las conversaciones. Los votos del Liberal Progresista no se canjean por puestos, sino por una agenda.

-Le voy a ser franco: cuando uno entra a una función que le es nueva a uno, yo soy de la filosofía que primero uno debe llegar a conocer el lugar, conocer la metodología de trabajo, antes de aspirar a presidirlo. En mi opinión, antes de pensar en presidencias, prefiero el primer año asegurarme de que podamos armar una agenda.

- No. Lo hemos conversado. La idea es tomar una decisión como fracción y apegarnos a eso. De hecho, no hemos discutido por quién vamos a votar, pero tenemos una línea de pensamiento bastante similar. Nuestro objetivo es posicionar nuestros temas, crear una agenda común, entre la mayor cantidad de partidos posibles. Creo que hay muchas coincidencias entre cinco de las seis fracciones en cuanto a la necesidad de la reactivación de la economía.

-Para nadie es un secreto que el Frente Amplio tiene una línea ideológica distinta. Yo tengo muy buen diálogo con Jonathan Acuña, el jefe de fracción; hemos coordinado en otros aspectos. En principio, cuando hemos hablado, todos tenemos acuerdo en la reactivación de la economía, pero está en el cómo. Ellos tienen una visión más estatista, intervencionista.

-Sí, sobre todo porque hay una coincidencia de dejar de ver a la Asamblea Legislativa como una fábrica de leyes. La mejor Asamblea no es la que aprueba la mayor cantidad de leyes, sino la que aprueba los proyectos de ley que impactan positivamente.

“Si usted ve lo que pasa en la Asamblea, en las últimas semanas están aprobando una cantidad impresionante de leyes, pero cuando la gente se dé cuenta de la basura que han aprobado…, a veces hay proyectos que llaman ‘chayotes’, pero hay proyectos que realmente son nocivos para la ciudadanía, para la economía. Cada ley impone a los ciudadanos alguna complicación, algún trámite, algún registro, entonces hay que ser muy cuidadosos”

-Yo me inclino más al Directorio de oposición en este momento, pero no estoy cerrado a la idea de un Directorio compartido. Insisto en que mucho va a depender de qué se va a proponer, del tono del diálogo, de cómo van a ser las relaciones del Gobierno con las demás fracciones, si van a imponer o negociar.

-El partido, como partido, no participa en ese proceso, pero como liberales dejamos en absoluta libertad a nuestros seguidores y miembros que tomen la decisión más conveniente para el país. Nosotros armamos un equipo de lujo y sería extraño si el Gobierno entrante no toma en consideración a las personas que trabajaron con nosotros.

- No, es que el partido no anda ofreciendo a su gente. Como partido, no participamos de eso, no nos interesa ser parte del Gobierno. El electorado nos quiere en oposición, el partido no va a promover a nadie, pero conociendo la calidad de la gente que yo tengo en los equipos, si yo fuera el presidente electo por otro partido, me estaría fijando en los otros equipos.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.