Rebeca Madrigal Q.. 6 mayo
Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, junto al presidente Carlos Alvarado, en San José. A la izquierda, José Valencia, canciller de Ecuador. Foto: Albert Marín
Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, junto al presidente Carlos Alvarado, en San José. A la izquierda, José Valencia, canciller de Ecuador. Foto: Albert Marín

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, afirmó este lunes, en Costa Rica, que “los recientes acontecimientos en Venezuela son el resultado de la desesperación y la falta de un horizonte político que pueda terminar la actual crisis”.

Por ello, en su criterio, los hechos "confirman la urgente necesidad de un proceso político y pacífico que lleve a una solución democrática”.

Así lo dijo Mogherini durante la inauguración de la III reunión del Grupo Internacional de Contacto que se desarrolla en San José, con la participación de las delegaciones de países europeos y de América Latina que buscan una salida a la crisis venezolana.

Junto al presidente de la República, Carlos Alvarado, la diplomática europea insistió en que la solución debe ser liderada por los venezolanos, pero que la comunidad internacional debe colaborar en crear las condiciones para restablecer el orden en ese país.

Desde su creación, en febrero de este año, el Grupo de Contacto ha instado a las autoridades venezolanas a realizar elecciones libres sin el uso de la fuerza.

"No hay ganadores en la actual situación", señaló la diplomática.

La representante europea manifestó preocupación por el empeoramiento de las condiciones de vida de los venezolanos y adelantó que la Unión Europea donará 50 millones de euros en ayuda humanitaria.

Por su parte, el presidente Alvarado destacó la iniciativa costarricense para juntar a los grupos de Contacto y de Lima para redoblar los esfuerzos internacionales.

El Grupo Internacional de Contacto (GIC) está conformado por la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, y de América Latina: Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

Todos tienen representación en esta reunión.

El viernes anterior, Costa Rica propuso al Grupo de Lima, el cual también busca una salida a la crisis venezolana, celebrar una reunión entre ambos mecanismos para redoblar los hasta ahora infructuosos esfuerzos para restablecer el orden y la democracia en Venezuela.

El Grupo de Lima pidió a Cuba realizar gestiones con el régimen de Maduro en la búsqueda de acuerdos.

Costa Rica es el único país que participa de ambos mecanismos.

Más tiempo

Aunque inicialmente la Unión Europea estableció un plazo de 90 días para encontrar una solución a la crisis, la jefe de la diplomacia dio señales de que se mantendrán al día con las negociaciones.

Puntualmente, Mogherini indicó que "es importante seguir trabajando juntos en el contexto de nuestro grupo", en medio de la reunión del foro que cumple tres meses este martes.

Agregó que, en esta reunión, deben analizarse los pasos a seguir y las propuestas concretas de esta misión.

De previo a su discurso, Mogherini sostuvo una reunión con el canciller costarricense, Manuel Ventura.

Luego se unió el presidente de la República, Carlos Alvarado, quien llegó a la Casa Amarilla a las 5:50 p. m, junto a las delegaciones de los países que integran el Grupo.

El martes anterior, un grupo de militares, junto a Juan Guaidó, se revelaron contra el régimen de Nicolás Maduro, lo cual tensó aún más la situación política de ese país.

Los participantes

Participan en esta cita en Costa Rica Federica Mogherini, Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad; Peter Neven, jefe de División de Alemania; Juan Pablo de la Iglesia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional de España; Frédéric Doré, director de Américas y el Caribe de Francia; Ricardo Antonio Merlo, subsecretario de Asuntos Exteriores de Italia; Marcel de Vink, director del departamento del Hemisferio Occidente de Países Bajos; Augusto Santos Silva, ministro de Asuntos Exteriores de Portugal; Nigel Baker, subjefe de Departamento de las Américas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Anikka Soder, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Suecia.

De la región, participan Ariel Bergamino, subsecretario de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ramiro Zenon, encargado de negocios de Bolivia; José Valencia, canciller de Ecuador, y el ministro Ventura.

El foro se autodenomina como “el único mecanismo que tiene acceso a todas las partes relevantes en Venezuela”, aunque el gobierno de Venezuela rechaza sus declaraciones y cuestiona sus intenciones.

Costa Rica, además, participa del Grupo de Lima conformado por 13 países, incluido Canadá.

Insistencia

En las dos reuniones previas, el Grupo de Contacto ha insistido en que la salida a la crisis venezolana parte de nuevas elecciones, unas “creíbles”, según han manifestado los países miembros.

Entre los países que integran el GIC están los que consideran a Juan Guaidó el presidente encargado de ese país; en febrero, el Parlamento Europeo también dio ese paso.

Desde su conformación y en la primera reunión del Grupo, realizada en Uruguay el pasado 7 de febrero, los países apelaron por una salida pacífica a la crisis, excluyendo el uso de la fuerza, además de exhortar a nuevas elecciones “creíbles” en Venezuela.

En una segunda declaración, el Grupo, a excepción de Bolivia, manifestó su preocupación ante el deterioro en las condiciones de vida en ese país, abogó por el ingreso de la ayuda humanitaria y manifestó su disposición a asistir en las elecciones. La reunión se realizó en Ecuador.

Costa Rica fue invitada por la Unión Europea para conformar el Grupo Internacional de Contacto el pasado 31 de enero.

Para este martes, se tiene prevista la Reunión Plenaria del GIC, en la sede del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), en San Isidro de Coronado. Al finalizar el encuentro, Mogheri y Ventura darán una conferencia de prensa.