Aarón Sequeira. 5 abril
El jefe de la Unidad, Erwen Masís, sumó ya los ocho votos de los legisladores independientes fabricistas, en su aspiración por la presidencial legislativa. Aquí, conversa con el vocero de ese bloque, Jonathan Prendas. Foto: Aarón Sequeira.
El jefe de la Unidad, Erwen Masís, sumó ya los ocho votos de los legisladores independientes fabricistas, en su aspiración por la presidencial legislativa. Aquí, conversa con el vocero de ese bloque, Jonathan Prendas. Foto: Aarón Sequeira.

El jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Erwen Masís, se comprometió con el bloque de diputados independientes fabricistas a darles a los diputados “todos los insumos humanos y materiales necesarios para un responsable ejercicio de su cargo”.

Así consta en el documento que el vocero de los socialcristianos firmó con tres fabricistas, este martes, para asegurar el apoyo de los ocho legisladores de Nueva República a su aspiración a la presidencia del Directorio legislativo el próximo 1.° de mayo.

La alusión a los “insumos humanos” se da en momentos en que el bloque independiente reclama más plazas de asesores a la administración de la Asamblea Legislativa, pues estas le fueron mermadas después de separarse de Restauración Nacional en octubre pasado.

El acuerdo con el jefe del PUSC, dado a conocer por el vocero de los fabricistas, Jonathan Prendas, lleva plasmadas las firmas de Carmen Chan, la futura coordinadora del bloque; Harllan Hoepelman, próximo subcoordinador, de Prendas y de Erwen Masís.

El párrafo sexto de ese acuerdo bipartidario, redactado por los fabricistas, establece que será obligación del nuevo Directorio del Congreso garantizar lo establecido en el Reglamento sobre el recurso humano necesario para el trabajo de cada congresista.

“O que garanticen la seguridad institucional que le permita trabajar con tranquilidad absoluta a los despachos legislativos, sin olvidar que también debe reflejar un supremo poder independiente de los demás, pero comprometido con la cocreación tripartita de la seguridad institucional que el país necesita”, dijo.

Consultado sobre si hay un compromiso sobre plazas, el vocero de la Unidad lo negó.

“No, no. Ese tipo de cosas no está ahí, pero sí el apego al Reglamento, que puedan recibir insumos, papelería, sellos. Todos somos diputados, somos iguales. El presidente, primero entre iguales, tiene que verificar que se reciba el mismo trato”, adujo el rojiazul.

No obstante, el reclamo del bloque Nueva República ha sido, desde la separación de Restauración Nacional, que la presidencia legislativa les asegure seis plazas de asesor a cada uno de los ocho congresistas. Ellos alegan que merecen cuatro asesores más, en total, entre todos.

Primero, los independientes llevaron el reclamo al seno del Directorio legislativo, donde su pretención no tuvo éxito, pues la presidenta, Carolina Hidalgo, insistió en que los criterios sobre la cantidad de asesores que pretendían eran ambiguos.

El último intento de negociar las cuatro plazas adicionales que ellos querían consistió en bloquear la aprobación del nuevo Reglamento del Congreso, pese a que la propuesta para agilizar los trámites legislativos tenía una amplísima aprobación de los congresistas.

En algún momento de ese reclamo, estuvieron de la mano el bloque independiente y la Unidad Social Cristiana.

Incluso, llevar el reclamo a la Sala Constitucional, pero esta les rechazó su pretención de plano, sin aceptar estudiar el asunto por el fondo, por tratarse de un asunto de regulación interna del Congreso.

“Ese párrafo hace alusión directa al cumplimiento del Reglamento. Desde la presidencia, nos vamos a apegar al Reglamento, no solo en ese punto”, insistió Masís.

Aunque la petición que hacen los fabricistas insiste en que ese insumo humano es para los 57 congresistas, en el párrafo 9 de ese acuerdo indican que el nuevo Directorio debe estar comprometido “en otorgar las garantías administrativas y políticas que ocupamos los diputados y diputadas para el cumplimiento del artículo 106 de la Constitución Política”.

A pesar de que los socialcristianos y los fabricistas se han aliado con frecuencia en discusiones “provida”, Masís fue más bien cauto, cuando se le preguntó sobre el compromiso que consta en el documento firmado por él.

Ese compromiso dice que uno de los pilares del acuerdo multipartidista de oposición es “vida y familia, donde promovemos leyes donde se respete la vida desde la concepción y la institución del matrimonio entre hombre y mujer, así como el bienestar de la familia”.

“Creería que todos esos proyectos tienen que pasar por el proceso legislativo, muchos pueden ser mejorados, otros consensuarse”, dijo.

Sin embargo, apuntó que la Unidad presentó una iniciativa que “posibilita las uniones civiles entre parejas del mismo sexo”.

“Ese es el punto intermedio que cabe, es un proyecto presentado y que está caminando. Se buscaría ese punto intermedio”, alegó.

En cuanto a la lista específica de proyectos de fabricistas o presentados cuando no se habían divorciado de Restauración, Masís alegó que los ve positivos, aunque apuntó que “es posible que en el camino sean mejorados”.

Esos proyectos son:

-Ley General de Alianzas Público Privadas

-Reforma del régimen de zonas francas para atraer inversiones a las zonas de menor desarrollo relativo

-Ley para la promoción, protección y derecho al trabajo de las personas adultas mayores de 45 años en condición de desempleo

-Ley para el fortalecimiento de la Policía de Tránsito (que plantea un impuesto a bebidas alcohólicas para financiara ese cuerpo policial)

-Ley de fortalecimiento institucional y financiero de la Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil

-Adición de un inciso a la Ley integral para la persona adulta mayor

-Ley para el seguro obligatorio de pensiones alimentarias

-Ley para fomentar el desarrollo del sector comunal

-Ley para la libertad religiosa y de culto (para este proyecto piden vía rápida)