Aarón Sequeira. Hace 1 día
Los diputados siguieron con atención el informe de labores que presentó, este martes, el presidente Carlos Alvarado en el plenario del Congreso. Foto: Alonso Tenorio
Los diputados siguieron con atención el informe de labores que presentó, este martes, el presidente Carlos Alvarado en el plenario del Congreso. Foto: Alonso Tenorio

Diputados de oposición y voceros de las cámaras empresariales reaccionaron con críticas al informe de labores que presentó, este martes, el presidente de la República, Carlos Alvarado, ante el plenario de la Asamblea Legislativa.

Representantes de ambos sectores señalaron la ausencia de propuestas claras en el mensaje presidencial para la reactivación de la economía, golpeada por la situación fiscal y la pandemia de covid-19.

También reclamaron la falta de iniciativas concretas para la generación de empleo.

Luego de escuchar la intervención del mandatario, legisladores de las fracciones opositoras admitieron los avances en obra pública pero identificaron varias ausencias.

Por ejemplo, María José Corrales, jefa del Partido Liberación Nacional (PLN), afirmó que Alvarado quedó debiendo en cuanto a propuestas específicas para combatir la pandemia y la crisis económica.

“Necesitamos que nos diga dónde estamos hoy y hacia dónde vamos, qué necesitamos para los próximos años, para generar estabilidad económica y social”, manifestó la verdiblanca.

Sostuvo que Zapote debe entender la necesidad de avanzar en forma paralela en dos agendas: la del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otra de reactivación económica y social, “que tanto ansían los costarricenses”.

Corrales criticó que el mandatario hable sobre un nuevo crédito para la infraestructura educativa, cuando la Dirección de Infraestructura Educativa (DIE) del Ministerio de Educación Pública no logró ejecutar de forma correcta el fideicomiso que tenía.

Ausencia de soluciones

Ana Lucía Delgado, también del PLN, consideró que en el informe presidencial hay una “ausencia de soluciones y responsabilidades” claras frente a una “crisis social” que, según señaló, ya existía y se agudizó con la pandemia.

“Nos urge avanzar en acciones claras, en el Ejecutivo, en lo social y económico, que no se concentre la Asamblea en una agenda monotemática”, apuntó Delgado.

Por su parte, Pablo Heriberto Abarca, jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), consideró justo que Alvarado pague un alto costo político, “porque no ha habido una ruta ni ha priorizado bien”.

“Desde febrero del 2020 hemos dicho, en el PUSC, que la única ruta que tiene clara es la del endeudamiento y más impuestos, y eso no ha cambiado nada”, aseveró.

Abarca agregó que el Gobierno ha incumplido la promesa de nutrir de iniciativas a la comisión legislativa de Reforma del Estado.

“No envió uno solo en todo el año. Solo habló de proyectos dispersos en la agenda, que ni siquiera son iniciativas del Ejecutivo, sino surgidas de necesidades específicas abrazadas por distintos diputados”, acotó.

Mientras, Eduardo Cruickshank, vocero de Restauración Nacional, cree que el gobernante queda debiendo al no especificar cómo va a atender a las personas de escasos recursos mientras se cumple la promesa de erradicar la pobreza al 2030.

El expresidente legislativo alabó la labor de Rodolfo Méndez Mata, ministro de Obras Públicas y Transportes, pero dijo que los proyectos en ejecución son “de vieja data” y reclamó que no haya un portafolio de nuevas obras.

Cruickshank agregó que, si bien el desempleo ha venido bajando desde el 24,2% que se registró en el punto más álgido de la pandemia, Alvarado no dice cómo va a devolverla a los números prepandemia o, incluso, reducirlos más.

Más oportunidades

Afuera del edificio legislativo, la Cámara de Comercio de Costa Rica pidió al mandatario avanzar en acciones concretas e inmediatas para lograr esas “oportunidades de calidad para todas las personas, sin discriminación” que mencionó en su informe.

Por ello, dicha cámara sugirió la aprobación de ocho proyectos, como la reducción de las jornadas de trabajo hasta por 15 meses, jornadas laborales flexibles, aumento del flujo de efectivo en las empresas e incentivos para la sobrevivencia de los negocios.

En tanto, la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) manifestó mediante un comunicado que el mandatario “deja de lado una vez más la reactivación económica”.

“La actual administración no promovió un solo proyecto que permita acelerar la producción. La retórica de dar estabilidad macroeconómica, antes de promover la reactivación está desgastada.

“El mejor ministro de Hacienda es incrementar el PIB (producto interno bruto)”, aseguró el presidente de la Uccaep, José Álvaro Jenkins.

A su vez, criticó el hecho de que el mandatario hiciera referencia en su alocución al Acuerdo de Escazú y el plan sobre alfabetización digital, “iniciativas que no generan confianza al sector privado”.