Aarón Sequeira. 17 septiembre
Los jefes de fracción del PLN, Luis Fernando Chacón, y de Restauración, Xiomara Rodríguez, creen que es necesario un estudio a fondo de la propuesta del Gobierno al FMI. Foto: Asamblea Legislativa para LN.
Los jefes de fracción del PLN, Luis Fernando Chacón, y de Restauración, Xiomara Rodríguez, creen que es necesario un estudio a fondo de la propuesta del Gobierno al FMI. Foto: Asamblea Legislativa para LN.

La cascada de propuestas que el Gobierno de la República les anunció a los diputados y al país, este jueves, ya genera reacciones adversas entre las diferentes fracciones parlamentarias, las cuales exigen acciones para la reducción del gasto público.

Luego de una reunión en Zapote, pasado el mediodía, los jefes llegaron con el anuncio para sus bancadas y empezaron a difundir las propuestas que anunció el equipo económico de Carlos Alvarado.

Poco a poco empezaron a brotar las reacciones negativas, sobre todo ante la numerosa cantidad de veces que se presentas las palabras impuestos o tributos en la propuesta del Gobierno.

Donde más rápido surgió una reacción contra los impuestos fue en la Unidad Social Cristiana (PUSC), donde su jefe, Rodolfo Peña, y María Inés Solís reaccionaron.

“Vamos a escucharle al Gobierno la propuesta con el FMI, pero no vamos a aprobarle las iniciativas de impuestos”, manifestó el vocero.

Agregó que su presencia en Zapote no significaba que la bancada esté de acuerdo con “una eventual propuesta que impulse más impuestos y encarezca el costo de vida de los costarricenses".

“Si la propuesta del Gobierno plantea introducir nuevos impuestos que afecten a los costarricenses y desincentiven la generación de empleo, no contará con el apoyo de la fracción Unidad”, dijo.

Peña alegó que se pueden tomar otras medidas, como “un verdadero recorte al gasto público y una efectiva reforma del Estado, pospuesta por muchísimos años".

Aunque las reacciones iniciales de Restauración Nacional fueron de prudencia y valoración, tal como manifestó la jefa, Xiomara Rodríguez, poco a poco fueron encendiendo las alertas contra la eventual proposición de tributos.

“Nos preocupa la clase trabajadora, la gente que tiene menos recursos. Por ejemplo, el impuesto a las transacciones, que sería para todos, y más bien debería tener un umbral”, dijo Carlos Avendaño.

Sobre el cobro al salario y la renta de las empresas, el diputado dijo que podría afectar la productividad, la producción y afectar el empleo, cuando ya el desempleo es enorme.

El presidente legisaltivo, Eduardo Cruickshank, aseguró que los acuerdos propuestos al Fondo Monetario Internacional (FMI) se quedan cortos y añadió que “al Gobierno le falta ingenio para reactivar la economía”.

“Son de poco impacto e insuficientes para lograr una solución integral y sostenible a la situación fiscal”, alegó el jerarca.

PLN a periodo de estudio

El jefe de Liberación, Luis Fernando Chacón, dijo que ellos prefieren tener las propuestas de manera formal, con todos los detalles y objetivos, así como las estimaciones de ingresos.

“Estaremos impulsando reuniones de trabajo para conocer cada propuesta, actualizarlas, discutirlas y traer expertos a la fracción, para analizar y discutir, y establecer una posición responsable”, dijo.

La presidenta de la Comisión de Hacendarios, Silvia Hernández, dijo que la reflexión sobre las medidas debe ir de la mano con la claridad en las metas de consolidación fiscal que quiere alcanzar el Ejecutivo.

Comentó que deben evaluar “si pasaríamos de un déficit a un superávit, de cuánto y en cuánto plazo, y si las medidas vienen a solucionar el problema”.

Agregó que resulta difícil opinar sobre cada una de las medidas cuando no está claro el rendimiento de cada una de ellas.

A nombre del bloque independiente Nueva República, Jonathan Prendas dijo que su grupo de legisladores no apoyará, de plano, más impuestos, y advirtió que resistirán la presión que pondrá el Ejecutivo sobre la Asamblea para que se apruebe el acuerdo con el FMI.