Aarón Sequeira. 9 octubre
Imagen con fines ilustrativos. Foto: Gesline Anrango
Imagen con fines ilustrativos. Foto: Gesline Anrango

Por votación de mayoría, los diputados de la Comisión de Ambiente del Congreso debilitaron este miércoles el proyecto de ley sobre plásticos de un solo uso, luego de que, la semana pasada, más bien habían endurecido la propuesta original del socialcristiano Erwen Masís.

Luego de una fuerte presencia y gestiones de las cámaras empresariales, en particular la Cámara de Industrias, Liberación Nacional (PLN), la Unidad Social Cristiana (PUSC) y Restauración Nacional (PRN) se unieron para suavizar la prohibición que se había generado en las mociones del primer día de mociones de fondo vía artículo 137 del reglamento legislativo.

“Hay 14.000 empleos directos ligados a esta industria. Debemos darles la posibilidad de hacer una reconvención productiva”, reconoció Masís, quien añadió que la industria ha logrado establecer que se pueden hacer bolsas con materiales en armonía con el medio ambiente.

La versión del proyecto que salió después del primer día de mociones de fondo no solo prohibía las pajillas plásticas, sino que también endurecía la prohibición original de las bolsas plásticas y la prohibición de que el Estado comprara bolsas, pajillas, cápsulas, vasos, platos, tapas de vasos, plástico para envolver, forrar o cubrir, cubiertos y otros productos.

En el caso de las compras estatales, ni siquiera se habría permitido comprar artículos que se pudieran reutilizar.

Igualmente, se había prohibido la importación, venta y entrega gratuita de plásticos oxobiodegradables, bajo el argumento de que no se degradan realmente, sino que se fragmentan en micropiezas que ponen en riesgo suelos, agua y organismos.

También, se había incluido la prohibición de microperlas de origen plástico y de plásticos de un solo uso, además de un artículo nuevo para la sustitución, reducción y eliminación de plásticos de un solo uso.

Todos estos cambios se desecharon con los seis votos de Paola Valladares y Luis Fernando Chacón, del Partido Liberación Nacional (PLN); los socialcristianos Erwen Masís y Óscar Cascante (este último en lugar de la verdiblanca Karine Niño), y los restauracionistas Xiomara Rodríguez (en lugar de Mileidy Alvarado) y Giovanni Gómez.

El texto regresó a su versión original, en el que se prohíben pajillas y entrega de bolsas plásticas en supermercados y comercios, pero se permiten las que garanticen la reutilización, las de 45 x 60 centrímetros, 52 por 68 centrímetros, y las biodegradables.

Presidencia: ‘Ese no es el proyecto que el gobierno quiere’

El ministro de la Presidencia, Víctor Morales, reaccionó afirmando que “ese no es el proyecto de plásticos que el gobierno quiere”.

“Nosotros queremos una legislación sobre esta materia mucho más amplia. Lo que he estado insistiendo que en esta línea hemos apoyado la iniciativa que la diputada Paola Vega ha venido promoviendo y trabajando y, en la misma iniciativa del diputado Erwen Masís, nos pareció coadyudaba en esa parte de ese proceso”.

“Nosotros queremos una legislación más robusta y más amplia, es lo que se merece este país, pero también, siempre entendemos las dinámicas legislativas y somos respetuosas de ellas. En este momento, no tenemos más opción que decir que eso es lo que los diputados están promoviendo. Quisiéramos más que eso. Nosotros podemos tener más que eso, ese es el punto”, afirmó el ministro.

En contra del texto sustitutivo que devolvió el proyecto a su redacción original estuvieron Paola Vega y Mario Castillo, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y José María Villalta, del Frente Amplio.

Cuando la oficialista Vega habló en contra de la moción de Masís, aseguró que la gestión de los legisladores rechaza los criterios técnicos de entidades, universidades y ministerio, y se inclina sobre todo por la visión de las cámaras empresariales.

“Esas entidades técnicas señalaron reiteradamente que el texto dictaminado no era más que un saludo a la bandera. Básicamente, en la semana de la PreCOP 25, a una semana de haber recibido el premio como campeón ambiental, estamos debilitando este proyecto”, dijo la oficialista.

Vega añadió que la iniciativa, tal como quedó este miércoles, no resuelve el problema de las 400 toneladas de plástico que se generan en el país diariamente.

La congresista también atacó la técnica de los diputados de hacer pasar una iniciativa como que cambiara algo, pero nada cambia realmente; dijo que eso se llama en política gatopardismo.

“Hoy se hace la voluntad de la Cámara de Industrias. Esta iniciativa es movida por las cámaras empresariales”, dijo.

La liberacionista Paola Valladares y Xiomara Rodríguez, del PRN, se ofendieron por las acusaciones de Vega.

La primera dijo que no era de recibo lo dicho por Vega sobre las cámaras y en particular la de Industrias. No obstante, reconoció que “sí hubo momentos en que la Cámara de Industrias y la industria plástica estuvieron diciendo que las mociones venían en detrimento de la industria”.

“No es de recibo decir que esto lo maneja equis o ye. El lobby existe, eso no es procesado en este país, pero poder hablar con cámaras y escuchar, no es manipulación”, alegó Valladares.

Aunque la moción fue aprobada por mayoría, luego, durante el trámite de las 99 mociones restantes, Vega sí logró que le aprobaran una para extender la prohibición de las pajillas plásticas a todo el país, y no exclusivamente a los restaurantes, como planteaba la iniciativa de Erwen Masís.