Aarón Sequeira. 17 noviembre, 2020
Según los proponentes, la iniciativa protege también a las personas que deciden no creer. (AP Foto/Fernando Vergara)
Según los proponentes, la iniciativa protege también a las personas que deciden no creer. (AP Foto/Fernando Vergara)

Los diputados de la Comisión de Gobierno y Administración dictaminaron afirmativamente, este martes, un proyecto de ley que crearía una figura jurídica específica para las organizaciones religiosas, al tiempo que crearía un nuevo registro para que estas se inscriban.

La iniciativa fue avalada de forma mayoritaria y pasará al plenario para las etapas avanzadas del trámite parlamentario. A favor del proyecto estuvieron cinco legisladores, mientras que dos votaron en contra.

El expediente lo presentaron los 14 diputados que llegaron al Congreso, en mayo del 2018, como bancada del Partido Restauración Nacional (PRN), antes de que se dividieran y siete de sus miembros se declarasen independientes.

(Video) Prendas: 'Plan resguarda derecho a creer y no creer'

El primer firmante de la iniciativa, el fabricista Jonathan Prendas, asegura que el proyecto no implica ningún tipo de beneficio adicional para las iglesias y organizaciones religiosas.

Una vez vigente la propuesta, el Gobierno estará obligado a crear un Registro de Organizaciones Religiosas, al cual podrán migrar las que actualmente está inscritas según la Ley de Asociaciones.

Según Prendas, la iniciativa también conlleva una serie de derechos individuales para la protección de las creencias religiosas, tanto para las personas creyentes como para las no creyentes.

“Se le da una personería específica a nivel jurídico en el Registro Nacional de la Propiedad y una estructuración, un ordenamiento a todas las organizaciones sin distinción, para que tengan transparencia en todos sus aspectos administrativos”, dijo el independiente.

Agregó que lo más relevante es la defensa de la libertad expresa de “un derecho humano de primera generación, la libertad religiosa”, sin importar si están agrupados o lo profesan individualmente.

“Todos tenemos derecho a creer y no creer, protege a personas que, por su naturaleza y condición, no quieren o no tiene a bien creer en una deidad y se les asegura el derecho a que no sean sometidas a ningún tipo de exposición negativa”, aseguró.

Votaron a favor del dictamen Prendas, David Gourzong, Nidia Céspedes, Dragos Dolanescu y Rodolfo Peña.

En contra, se pronunciaron Víctor Morales y Jorge Fonseca.

Víctor Morales: ‘Estamos legislando al revés’

El diputado Víctor Morales, del Partido Acción Ciudadana (PAC), aseguró que dio su voto negativo al proyecto porque él está inscrito más en la tesis de un Estado laico, o sea, legislar al revés, para establecer más claramente los límites entre las iglesias y el Estado.

“Con estas leyes se amplía la protección que le da el Estado a la Iglesia Católica”, dijo Morales.

Agregó que el proyecto dictaminado le da todo un régimen de registro a las iglesias y las cobija dentro de la Dirección de Culto de la Cancillería. “Eso es lo que hace, ampliar esa protección”, dijo.

El liberacionista Jorge Fonseca alegó que su principal razón para no votar el dictamente de la iniciativa es que nunca se hicieron dos “consultas fundamentales": la de la Conferencia Episcopal, máximo vocero de la iglesia católica, y la Federación Alianza Evangélica, vocero y representante de dicho sector.

“Tengo absoluta certeza que no estarán de acuerdo. Mi razón fue principalmente por la falta de consulta”,, comentó el verdiblanco.