Política

Diputados autorizan venta de bebidas alcohólicas en estadios en espectáculos no deportivos

Aprobado en segundo debate proyecto de Pablo Abarca, a raíz de un criterio de la Procuraduría, para desarrollar eventos donde sí se pueda comercializar estas bebidas

Los diputados aprobaron en segundo debate, este miércoles, un proyecto de ley que autoriza la venta de bebidas alcohólicas en los estadios y todo recinto deportivo, durante espectáculos no deportivos.

El expediente recibió 37 votos favorables y solo cuatro en contra de Floria Segreda y Mileidy Alvarado, del Partido Restauración Nacional (PRN); así como de Ignacio Alpízar y Marolin Azofeifa, del bloque independiente Nueva República.

Se trata de una reforma a la ley 9047, que regula la comercialización de ese tipo de bebidas en gimnasios, estadios y recintos para deportes, impulsada por el socialcristiano Pablo Heriberto Abarca.

La iniciativa procura permitir que en las comunidades que utilizan dichas instalaciones para realizar fiestas y otros eventos no deportivos, se puedan autorizar licencias temporales para venta de bebidas alcohólicas en esas actividades.

Sin embargo, el proyecto mantiene la restricción para los espectáculos que estén dirigidos a menores de edad, o cuando la instalación deportiva se encuentre dentro de los centros educativos, como sucede muchas veces con los gimnasios.

La reforma aprobada enfatiza que la prohibición de vender licor solamente se aplicará para el desarrollo de espectáculos o competiciones deportivas.

Abarca destacó que el proyecto surgio de un criterio de la Procuraduría General de la República, el cual interpretaba literalmente lo que dice la ley 9047 y, así, establecía una fuerte prohibición para la comercialización de bebidas alcohólicas.

El socialcristiano explicó que la aclaración busca permitir el desarrollo total de eventos y actividades diferentes a las deportivas, sin prohibición para la venta de licor.

Indicó que muchas veces, en los pueblos los eventos se tienen que realizar en esos recintos.

Abarca destacó que el proyecto se pudo modificar luego de un acuerdo con el frenteamplista José María Villalta, quien advirtió de que el texto original habría permitido que se comercializaran bebidas alcohólicas en actividades con adolescentes.

Tal portillo existía debido que la redacción anterior solo prohibía que se vendiera licor en dichos eventos no deportivos cuando se destinasen a la niñez, no así a menores de edad.

Para hacer la modificación requerida, se tuvo que devolver el proyecto a votación en primer debate y, finalmente, ser aprobado en segundo debate este miércoles.

En tanto, el diputado fabricista Ignacio Alpízar aseguró que votó en contra del proyecto porque ”el alcohol a lo largo del tiempo ha causado muchos problemas en muchas familias costarricenses, tanto económicos como de violencia”.

Señaló que, pese a tratarse de licencias temporales, no se sabe “qué puede desencadenar en una actividad determinada”. Recordó que el alcohol ha provocado muertes en carretera y ha sido causa de agresión en el núcleo familiar.

Alpízar indicó que él es hijo de un padre alcohólico y que vivió en carne propia las consecuencias que eso conlleva. “No quiero que niños y niñas pasen por lo que yo pasé, porque es realmente duro, algo que nos marca”, aseveró.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.