Política

Eduardo Cruickshank cierra plenario para desinfectar por covid-19; Nidia Céspedes se queda fuera

Diputada fabricista salió para bañarse, después de pasar dos días en protesta en el recinto; administración cerró en el momento en que ella se ausentó del salón

El presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, ordenó la noche de este martes el cierre del plenario para realizar una limpieza profunda de los espacios que utilizan los diputados, después de haber sesionado dos días completos para el trámite de las mociones del plan sobre empleo público.

Cuando se efectuó ese cierre, la diputada fabricista Nidia Céspedes no se encontraba en el lugar, pues había salido para ir a asearse, después de dos días de permanecer en el recinto protestando. La legisladora estuvo allí toda la jornada del lunes, pasó la noche en el plenario y también las horas diurnas del martes.

Al regresar y darse cuenta que el salón estaba cerrado, la legisladora envió audios al chat de los 57 congresistas reclamando contra el presidente del Directorio, a quien acusó de actuar como “un cobarde, como un ladrón en la noche”, por cerrarle mientras ella no estaba.

Al cierre de este artículo, la congresista estaba en el lobby del plenario, intentando que alguien le abriera.

Consultado por La Nación, Cruickshank rechazó que actuara adrede y dijo que él ni siquiera sabía en qué momento ella había salido, pues no fue él quien presidía el plenario al cierre de la sesión de este martes, sino el vicepresidente, el liberacionista Jorge Luis Fonseca.

“Yo le solicité a don Antonio (Ayales, director ejecutivo de la Asamblea) que hiciera las gestiones para poder sanitizar. Posiblemente lo hagan ahora en la noche o temprano en la pura mañana. Eso es”, adujo el congresista.

Cruickshank dijo que, si ella hubiera estado dentro del plenario durante la desinfección del espacio, habría tenido que salir. Añadió que, aunque ella reclame, no se va a abrir el lugar, pues la diputada “puede quedarse en su oficina”.

“La tiene a su disposición (la oficina), pero el plenario tiene una hora de cierre”, dijo.

“¿Por respetar la protesta de ella no vamos a sanitizar en detrimento de los otros 56 diputados?”, alegó.

Al cierre de este artículo, la diputada Céspedes indicó, a través de su periodista, que se quedaría toda la noche en el lobby del plenario.

Una noche en el plenario

Con la misma vestimenta, siempre descalza y sin medias, la diputada del bloque fabricista, Nidia Céspedes, amaneció este martes en el centro del plenario legislativo, como forma de protesta para oponerse a proyectos de ley de despenalización del aborto.

Durante las sesiones legislativas, la congresista permanece de pie en el centro del recinto. En esa posición estuvo desde las 9:28 a.m. del lunes y en la primera parte de la sesión de este martes.

Según su despacho, durante la noche ella descansó un poco.

En su protesta, Céspedes pide, además, justicia por los asesinatos de los líderes indígenas Sergio Rojas y Jehry Rivera, y aboga por avanzar en titular concesiones de terrenos en la franjas fronterizas norte y sur.

La diputada acumuló 33 horas manifestándose en el plenario.

La protesta

El lunes permaneció de pie durante 9 horas. Luego de que finalizara la jornada del plenario, a eso de las 6 p. m., la legisladora se dirigió a la zona del cafetín y, tiempo después, a eso de las 8 p.m., permaneció sentada sobre un sofá ubicado en una sala del plenario, donde cubrió sus pies con una sábana y cenó.

Su asesor en comunicación, Rónald Álvarez, explicó que la legisladora durmió por primera vez alrededor de 40 minutos. Posteriormente, a eso de la 1:45 a. m. volvió a dormir por otros 40 minutos.

Álvarez y su jefe del despacho, German Lobo, acompañaron a Céspedes en la vigilia.

“Descansó un poco en un sillón para subir los pies en unos cojines. Luego se sentó, recostó y caminó dentro del plenario. En un par de ocasiones fue al baño”, relató Ronald Álvarez, periodista de la diputada.

El comunicador añadió que, entre la noche y madrugada, Céspedes leyó publicaciones desde su celular, tomó te y café.

Alrededor de las 5 a. m. de este martes, continuó, ella revisó la computadora de su curul. Después de las 7 a. m. desayunó y, a las 8:30 a. m., la revisó el médico de la Asamblea Legislativa, Walter Rodríguez.

“Se encuentra bien de salud por el momento”, aseveró Álvarez. “Tiene previsto que la protesta sea toda esta semana”, añadió el comunicador.

Al mediodía de este martes, un asesor de su despacho le suministró almuerzo y hasta comió frutas.

La diputado comió sentada en el piso, rodeada de un pañuelo celeste y de fotos de los indígenas asesinados y de un tercero, Pablo Sivar, amenazado de muerte.

Además, permanecía una copia del proyecto para favorecer el aborto libre y de la ley para titular concesiones de terrenos que vence este año. Ella protesta con esas imágenes y el pañuelo que colocó en el suelo, alrededor de sus pies, mientras que sus zapatos los tiene atrás.

La diputada no ha tomado baño todo este tiempo. “No ha salido del Plenario y aquí no hay duchas”, dijo su periodista.

“Protesto en el centro del plenario sola, siendo consecuente como hasta ahora, defendiendo no desde mi curul, donde se me visualiza como una más. Alzo la voz por la impunidad de los asesinatos de nuestros hermanos Sergio Rojar y Jehry Rivera.

“Hoy, cerca de una docena de dirigentes se encuentran amenazados de muerte, siendo una de sus figuras principales don Pablo Sivar que pareciera que podría convertirse en la tercera víctima de un Estado indiferente”, reclamó la legisladora, este martes.

En su manifestación, a la vez, Céspedes pide una moratoria a favor de la titulación de concesiones en la franja fronteriza y dijo, que siendo consecuente a favor de las “dos vidas”, protesta en contra del aborto.

“Un rotundo no al aborto, las dos vidas son innegociables. No he encontrado otra manera de llamar la atención del pueblo costarricense y de sus autoridades. Esto que hago es un llamado desesperado”, finalizó.

Así como en la sesión del lunes, en la de este martes la legisladora solo se movía de su lugar para votar las mociones de reiteración presentadas al plan de empleo público que se discuten en el plenario.

Antes de que iniciara la sesión, varios diputados se acercaron a conversar con ella, entre ellos su compañero Jonathan Prendas, del bloque Fabricista; la socialcristiana Shirley Díaz y Patricia Villegas, del Partido Integración Nacional (PIN).

El presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, comunicó que él autorizó a que ella registrara su voto desde ese podio ubicado al frente del Directorio Legislativo.

Indicó que, para ello, hizo las consultas al departamento de Servicios Técnicos del Congreso.

Aunque reconoció que el reglamento legislativo obliga a los diputados a votar desde su curul, Cruickshank aclaró que se entiende como curul el espacio donde la persona aparece “logueada”, es decir, registrada para votar.

“Efectivamente la diputada Nidia Céspedes está votando en la curul donde ella se loguea. Aquí debe entenderse como curul el espacio donde la persona aparece logueada”, expuso.

Cruickshank añadió que igual ocurre cuando el vicepresidente legislativo ocupa su curul para sustituirlo en la dirección del debate, y desde esa silla se registra para ejercer el voto. Lo mismo ocurre con los prosecretarios que hacen sustituciones en las secretarías del Directorio.

“En este caso la diputada Céspedes está logueada por autorización de esta presidencia en la curul o en el podio que aparece en el centro de este plenario. De manera que hemos hecho la consulta a Servicios Técnicos y no hay ningún vicio en ese sentido”, agregó el presidente del Congreso.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.