Aarón Sequeira. 31 mayo
Rocío Aguilar advirtió sobre el crecimiento de la deuda. Fotografía José Cordero
Rocío Aguilar advirtió sobre el crecimiento de la deuda. Fotografía José Cordero

La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, presentó a los diputados un panorama poco alentador sobre la evolución de la deuda pública del Gobierno al cierre de la administración Alvarado.

Si no se aplican medidas de contención del gasto, sean administrativas o legales, en los próximos cuatro años, la deuda pública llegará al 70% del producto interno bruto (PIB). Actualmente, equivale a un 49%.

En cambio, si se hacen los ajustes administrativos presentados por Aguilar, junto con las reformas legales contenidas en el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, la deuda llegará a un 62% para el 2022, según los cálculos hechos por la jerarca de Hacienda.

En el peor escenario, la deuda aumentaría 5,25 puntos porcentuales por año y, en el mejor que expuso Rocío Aguilar, se incrementaría en 3,25 puntos porcentuales por año.

Sin embargo, la ministra agrega, si se aprueba la reforma fiscal, el panorama podría ser mejor porque no se ha considerado la línea de acción de mejoramiento del perfil de la deuda.

“Esa otra línea de acción que no hemos considerado y es la más importante, es lo que vamos a hacer para mejorarle el perfil a la deuda y ahí realmente es donde hay buenas oportunidades”, le respondió Aguilar a Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN).

Esa opción se abriría con la posibilidad de acceder a una operación de $1.000 millones, con condiciones favorables y la opción de entrar a mercados internacionales con eurobonos.

“Eso nos permitiría pegarle un buen empujón a la deuda”, comentó la ministra de Hacienda, pero advirtió de que el Gobierno no podría apsirar a nada de eso si no se aprueba la primera etapa de medidas.

El cuestionamiento de Benavides surgió porque, según el jefe liberacionista, los técnicos de la su bancada calculan que el plan de contención del gasto de Hacienda no daría ni un 1% del PIB en ingresos frescos, aunque originalmente se esperaba que rindiera hasta un 1,7%.

A diferencia del PLN, Hacienda calcula que solo las reformas a los impuestos de ventas y de renta daría un rendimiento del 1,4%, pero considera que con esfuerzos conjuntos entre Ejecutivo y Legislativo se podría llegar a eliminar hasta un 3,1% de déficit.

“A como se han explicado las cosas, cuatro años después de aprobado este proyecto, más las medidas de ajuste en el gasto, el país quedaría aún con el déficit primario”, reclamó Benavides en el plenario y, por eso, pidió medidas adicionales.

Al liberacionista le preocupó, según dijo, que el comunicado en que el Banco Mundial anuncia su apoyo al plan de contención del gasto de Rocío Aguilar habla de que Costa Rica necesita hacer un ajuste del 4,5% del déficit, pero que la aspiración del Gobierno es apenas del 3,2%.

“Después de un trabajo de cuatro años, no quisiéramos irnos habiendo hecho algo claramente insuficiente”, dijo el jefe del PLN.