Josué Bravo. 19 septiembre
Carlos Alvarado, presidente de la República, durante una actividad de entrega de títulos de propiedad a 33 familias de Los Guido de Desamparados, el lunes anterior. Foto Julieth Méndez / Presidencia
Carlos Alvarado, presidente de la República, durante una actividad de entrega de títulos de propiedad a 33 familias de Los Guido de Desamparados, el lunes anterior. Foto Julieth Méndez / Presidencia

"Tenemos que leerla varias veces porque yo veo ahí afirmaciones con fuentes que no se sustentan e, incluso, dice cosas que no son, (como) que la empresa tiene una terminal en Limón”.

De esa forma, el presidente de la República, Carlos Alvarado, reaccionó a la publicación del diario ABC de España, que señala a Alunasa de usar a Costa Rica para recibir dinero del narco mexicano "en pago por los envíos de droga remitidos por los dirigentes chavistas”. Para él, lo que algunas personas buscan es manchar el buen nombre del país.

Alunasa es una empresa estatal venezolana que mantiene una planta para procesar aluminio en Esparza, Puntarenas.

El diario español publicó la información el pasado lunes y cita como fuente a un “colaborador” que habría participado en investigaciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y de “otras agencias” de Washington.

Esta tarde, al cuestionar la publicación, Alvarado aseguró que esta contiene informaciones “que no son”, como la existencia de una terminal de Alunasa en Limón.

El mandatario afirmó que en el Caribe solo existen dos puertos, uno en Moín administrado por la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), y otro en Limón concesionado a la empresa holandesa APM Terminals.

“Insinúan como si hubiera un riesgo de chavismo (en el país) cuando son hechos de alertas que tienen de hace tres años.

“Mi lectura de esto es que el ánimo de publicar una nota en este momento tiene que ver con la insatisfacción de la posición de Costa Rica en favor de la paz en el tema del TIAR. En una de las mismas notas eso es lo que viene a cuestionar al final”, señaló el mandatario.

Posición con respecto a TIAR

El pasado 11 de setiembre, Costa Rica fue uno de los cinco países que se abstuvo de respaldar una resolución del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que activó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para aplicarlo a Venezuela.

La resolución fue aprobada por 12 votos a favor, cinco abstenciones y un ausente, y podría terminar en el empleo de la fuerza militar en Venezuela como mecanismo de defensa.

En esa sesión, Costa Rica insistió en una salida pacífica para la crisis de Venezuela y propuso sin éxito una alternativa que excluyera la opción militar que, entre otras, contiene el TIAR.

“Costa Rica siempre ha sido categórica en que no todas las opciones están abiertas (para Venezuela). Nosotros, por principios constitucional, así reafirmado por la propia Sala Constitucional, somos un país que propugna por la democracia y la paz. Esa es la propuesta que llevamos decentemente a la OEA.

“Yo interpreto que como Costa Rica ha planteado eso, es lo que ahora motiva a algunas personas a lanzar insinuaciones contra el buen nombre del país”, cuestionó Alvarado.

Sin precisar, el mandatario mencionó que reciente el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó a empresas que tienen relaciones con el régimen de Vanezuela y, destacó que ninguna está asentada en Costa Rica.

Aunque invitó a leer la información de ABC en el contexto que él ha hecho, aseguró que su llamado no es en detrimento de los controles que el país desarrolla en contra de la legitimación de capitales a través de instituciones correspondientes.

“Pero sí me parece muy ligero de un medio, lanzar insinuaciones para atacar políticamente a un país decente, a una democracia muy consolidada, mucho más consolidada que muchos países europeos, por ejemplo”, reiteró Alvarado, sin mencionar qué persona estaría detrás de las intenciones que él señala.

Según ABC, aparentemente, el efectivo era recibido por la empresa estatal venezolana a través de una terminal que esta tendría en un puerto de Limón.

Supuestamente, el dinero salía del puerto de Veracruz, en el Caribe de México, entre cargamentos de alimentos de ayuda social gestionados por la empresa mexicana El Sardinero Es Servicio, S. A.

Esa empresa exporta alimentos a Venezuela dentro del programa de bolsas de comida de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), un modelo de reparto de víveres casa por casa implementado por el régimen chavista para tratar de paliar la crisis alimentaria en ese país.

Luego, Alunasa, ingresaba el efectivo “al sistema financiero y llegaba a cuentas en bancos rusos vinculadas a los dirigentes” chavistas Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y Tarek el Aissami, vicepresidente sectorial de Economía del régimen venezolano.