Rebeca Madrigal Q.. 12 marzo
Tatiana Gamboa Freer muestra una bomba de gas, que dijo lanzó un militar israelí. Afirma que intenta sonreír en las fotografías como muestra de esperanza.
Tatiana Gamboa Freer muestra una bomba de gas, que dijo lanzó un militar israelí. Afirma que intenta sonreír en las fotografías como muestra de esperanza.

La activista costarricense Tatiana Gamboa Freer fue detenida por Israel en territorios palestinos, confirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores, que ha estado en contacto, vía telefónica, con la tica detenida en la ciudad Hebrón. Ella asegura que fue arrestada por el ejército.

Gamboa se encuentra en el centro de detención Givhon Ramle, cerca del aeropuerto internacional Ben Gurrión.

De acuerdo con un comunicado de Cancillería, la activista fue detenida por encontrarse en una situación migratoria irregular, pues ingresó como turista a Israel y su estadía expiró el 18 de abril de 2018.

Tica fue detenida en Hebrón.
Tica fue detenida en Hebrón.

Las autoridades costarricenses le habían advertido de que evitara las zonas de conflicto, según confirmó la detenida a La Nación en una edición del blog Ticos lejos del hogar, de abril del año pasado.

Tanto el embajador de Costa Rica en Israel, Esteban Penrod, y el Ministro Consejero y Cónsul General, Javier Rojas Víquez, se han mantenido en contacto con la detenida, las autoridades israelíes y organizaciones humanitarias pendientes de su situación.

Gamboa aseguró a las autoridades costarricenses que su detención es ilegal y se quejó de que no se le ha brindado representación legal y que únicamente le hablan en hebreo. Ella se negó firmar una deportación voluntaria.

Un conocido suyo publicó en Facebook un vídeo en el que supuestamente se ve a Tatiana en medio de su detención.

(Video) Conocido de Tatiana Gamboa publicó video en Facebook

En Costa Rica, Gamboa lideró movimientos prodefensa de los derechos de los palestinos. Incluso, el 14 de setiembre del 2014, junto a Suy Wong y Xiomara Esquivel, se apostó frente a Casa Presidencial por 22 días con el fin de entregarle al entonces presidente de la República, Luis Guillermo Solís, una petición para que su gobierno se pronuncie sobre los “ataques de Israel a Palestina”.