Aarón Sequeira. 13 enero
Estas latas separan el nuevo bulevar, al costado sur del edificio de la Asamblea Legislativa, de la Plaza de la Democracia. Foto: Aarón Sequeira
Estas latas separan el nuevo bulevar, al costado sur del edificio de la Asamblea Legislativa, de la Plaza de la Democracia. Foto: Aarón Sequeira

La administración de la Asamblea Legislativa evalúa opciones para colocar portones en el perímetro del nuevo edificio, donde hoy están colocadas latas de zinc que regulan el paso de ciudadanos por las vías públicas que rodean la edificación.

Así lo informó el director ejecutivo del Congreso, Antonio Ayales, quien explicó que se analiza esa opción entre la administración parlamentaria, el departamento de Seguridad, el arquitecto que diseñó el nuevo edificio y los administradores del fideicomiso del Banco de Costa Rica (BCR), propietario del inmueble.

“Estamos diseñando una valla perimetral. Está en diseño por parte del arquitecto. El edificio tiene una fachada muy bonita, con las esferas y todo, pero sí consideramos que debe tener una protección”, declaró Ayales.

Sin embargo, adujo que los portones estarían abiertos de forma permanente, con puertas corredizas, “para cuando haya necesidad por manifestaciones fuertes y que seguridad pública recomiende, en vez de poner esas vallas, tener algo más moderno y acorde con la infraestructura del edificio”.

(Video) Asamblea colocará rejas de seguridad para alejar manifestantes por discusiones polémicas

Ayales agregó que todavía no está definido totalmente dónde se van a colocar las protecciones, pero sí estarán “en el perímetro”. Para eso, están pidiendo permisos municipales, indicó.

Por ahora, la Asamblea ha mantenido latas de zinc alrededor del edificio, sobre vías públicas, todavía a tres meses de haber empezado a utilizar oficialmente el nuevo inmueble.

El jerarca administrativo negó que se hayan mantenido esos materiales como una forma de proteger el edificio y sus ocupantes, particularmente los diputados, por discusiones políticas polémicas que tendrían lugar en el plenario.

Antonio Ayales también negó que se hayan mantenido las latas de zinc como una recomendación de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS) debido a eventuales manifestaciones contra la Ley Marco de Empleo Público y la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Hemos considerado que el edificio, por faltar las mallas estas, en los costados este y sur, nos ha preocupado quitar las latas de zinc, porque evidentemente cualquier proyectil, o sea piedras o algo, pasen por ahí”, dijo.

Por mallas se refiere Ayales a unas similares a las colocadas al costado norte del edificio, que impiden el paso de objetos. Las nuevas mallas, que no estaban contempladas dentro del diseño original, se colocarían en el balcón del costado este y encima de las puertas de vidrio de la entrada principal, al costado sur.

Las del este se mandaron a pedir “hace un año”, según la dirección ejecutiva, mientras que las del costado sur se pidieron “hace cuatro meses”, ante las brechas de seguridad que se fueron encontrando.

En el 2019, personas colocaron un explosivo en la ventana de la diputada Zoila Rosa Volio.

‘No hay fecha’ para quitar las latas

El jerarca administrativo aseguró que las latas de zinc se colocaron como protección a los equipos de construcción del inmueble, por parte de la empresa Edica, que aún está haciendo trabajos en el edificio.

“Faltan las mallas del costado este y otras cosas, que no inhabilitaban el funcionamiento del edificio”, indicó.

Aunque Ayales reconoció que “no hay una fecha” para quitar esas latas, aseguró que será muy pronto.

Luego, agregó que se estarían quitando “muy pronto”, en un lapso de dos o tres semanas. “He estado acelerando con la empresa para que terminemos todos esos trabajos, pero ellos necesitan protección, porque el campamento está muy lleno de equipo muy valioso”, acotó.