Gerardo Ruiz R.. 2 octubre, 2017
Cuatro miembros de la Junta Directiva del BCR ratificaron este lunes que, pese al riesgo de exponerse a un procedimiento disciplinario de parte del Consejo de Gobierno, no renunciarán a sus puestos en ese órgano.
Cuatro miembros de la Junta Directiva del BCR ratificaron este lunes que, pese al riesgo de exponerse a un procedimiento disciplinario de parte del Consejo de Gobierno, no renunciarán a sus puestos en ese órgano.

San José

Los directores del Banco de Costa Rica (BCR), Mónica Segnini, Evita Arguedas, Francisco Molina y Alberto Raven, reafirmaron este lunes que no renunciarán a sus puestos a pesar de que la solicitud que les hizo el presidente Luis Guillermo Solís el martes de la semana pasada.

En un comunicado de prensa que hizo circular el BCR este lunes por la tarde, los directores alegan que su decisión odebece a que se sienten en el deber de proteger la pureza y conducción de las investigaciones sobre las circunstancias en que el banco aprobó y giró dos líneas de crédito con un tope de endeudamiento de $30 millones a la empresa Sinocem, que preside Juan Carlos Bolaños, para la importación de cemento chino.

Según ellos, su presencia es "vital" para controlar el presente del banco mientras reciben las conclusiones de esa investigación, que la Junta Directiva espera para antes de que acabe el mes en curso.

Los directivos recordaron que fue la Junta Directiva que integran la que ordenó las investigaciones sobre el préstamo, así como la solicitud de la información respectiva a la alta Gerencia.

Al tiempo que recalcaron la solidez de la decisión de no marcharse de la Junta, garantizaron que tomarán las decisiones que se requieran para salvaguardar los intereses del banco y de sus clientes.

"Mantenemos la firmeza y solidez de nuestra decisión de colaborar y apoyar con las investigaciones. Asimismo, actuaremos con la valentía necesaria para llegar hasta las últimas consecuencias (...). Nuestro nombramiento impone una responsabilidad magna y la honraremos", comunicaron.

El comunicado no lo firmó la directora Paola Mora, cuestionada por su cercanía con el empresario Juan Carlos Bolaños; sin embargo, la semana pasada ella también adelantó que no renunciaría a su silla en la Directiva.

La presidenta del BCR no quiso hacer ninguna evaluación sobre la decisión de los directores Rónald Solís y Gustavo Arias de renunciar a sus cargos en acatamiento del llamado que hizo el presidente de la República.

En su comunicado, los cuatro directores se limitaron a solicitarle al Consejo de Gobierno que nombre lo antes posible a los sustitutos de Rónald Solís y Gustavo Arias para no afectar la labor de la Junta Directiva.

Segnini afirmó que considera injusta la petición de renuncia generalizada que hizo Casa Presidencial.

Luis Guillermo Solís cursó la solicitud a la luz de un informe de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), según el cual los conflictos entre los directivos ponen en riesgo la conducción del banco.

"Si bien hay hechos públicos y notorios que ameritan una investigación individual a algunos directores, no veo en el informe de la Sugef una justificación para que se nos pida la renuncia a todos. No se puede tomar, bajo ningún punto de vista, la argumentación que se expone allí para fundamentar la necesidad de remover a los directores de manera colectiva. Creo que son hechos que se deben individualizar, hay situaciones bastante graves que no pueden quedar impunes y que, más bien, se han tratado con muchísima permisividad", justificó.

Los conflictos en la Junta Directiva del BCR
Los conflictos en la Junta Directiva del BCR

La decisión de no renunciar no ha sido apresurada, agregó la empresaria, quien sostuvo que ella y sus compañeros la han meditado "muy bien".

"Creo que a raíz precisamente del anuncio (de renuncia) de estos dos compañeros (Solís y Arias), es importante dejar en claro a la población los elementos que hemos considerado para mantenernos en el puesto", remarcó.

A pesar de que dijo que sus actuaciones en la directiva le dan "paz", Segnini no se opone a que la Presidencia le abra un procedimiento sancionatorio con el fin destituirla, si así lo decide el Consejo de Gobierno, aunque desconoce si Zapote tiene hechos que la incriminen con las presuntas irregularidades cometidas en el banco.

La presidenta del BCR dijo que la decisión de suspender al gerente general, Mario Barrenechea, fue en resguardo de las investigaciones que realiza la Auditoria Interna, para que no haya dudas de que se están realizando con transparencia y de que alguien las pueda direccionar.

Segnini calificó ese proceso de investigación como "riguroso y responsable", aunque dijo que la Junta no ha recibido ningún adelanto de resultados.

Pese a las circunstancias actuales, llenas de cuestionamientos y dudas sobre las actuaciones de la Junta Directiva, la directora dijo que puede garantizar que la Junta sigue laborando en circunstancias normales, más allá de las diferencias y conflictos personales que existen entre los directores.