Aarón Sequeira. 1 marzo
Nidia Jiménez, del PAC, lideró la conferencia de prensa.
Nidia Jiménez, del PAC, lideró la conferencia de prensa.

En una carta enviada este jueves a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), 22 diputados manifestaron que se oponen a la opinión consultiva de ese órgano donde se abrió la puerta a la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en el país.

Liderados por la legisladora Nidia Jiménez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), firmaron la nota legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN), la Unidad Social Cristiana (PUSC), el Movimiento Libertario, Renovación Costarricense, Restauración Nacional y la Alianza Demócrata Cristiana (ADC).

En la nota, aseguran que se manifiestan "enérgicamente" en contra de la opinión consultiva que emitió la Corte IDH a solicitud del Gobierno de Costa Rica.

"En dicha consulta no se hace mención de ninguna forma si se debía o no legalizar el matrimonio en personas del mismo sexo en el sistema interamericano", dice la nota.

En la carta, los congresistas dicen que el criterio emitido sobre el matrimonio gay no es correspondiente con la consulta y "no existe ningún artículo que haga mención o aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo" en la Convención Americana de Derechos Humanos.

Aunque la nota es simplemente una protesta y no responde a ningún tipo de vía legal que tengan los parlamentarios para oponerse al criterio de la Corte IDH, Nidia Jiménez aseguró, en conferencia de prensa, que no podían quedarse de brazos cruzados ante la opinión emitida por la Corte.

En dicha conferencia, el libertario José Alberto Jiménez aseguró que el órgano vigilante del respeto a los derechos humanos se extralimitó y apuntó que "en Costa Rica se defiende la familia por encima de muchas cosas que son pertinentes para que un país llegue a tener un verdadero desarrollo".

"La Corte se ha entrometido directamente en las legislaciones de muchos países y esta es una intromisión. Corte Interamericana de Derechos Humanos, no vamos a permitir que usted le pase por encima a la legislación costarricense, a la Constitución Política", comentó Alfaro.

Muchos de los diputados que firmaron esta carta también habían presentado, junto con el exdiputado y candidato presidencial, Fabricio Alvarado, una acción de inconstitucionalidad contra el decreto ejecutivo que castiga la discriminación por motivos de identidad sexual de funcionarios y usuarios de las instituciones públicas.

"De alguna manera hoy se cumplió un presagio que había lanzado el primer presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, un costarricense, don Rodolfo Piza Escalante (...) cuando dijo que Costa Rica no permitiría que la Corte incumpliera su misión, ni le iba a permitir debilidades ni claudicaciones", comentó la diputada Alexandra Loría, de Restauración.

"Eso hoy lo estamos cumpliendo, en nombre del pueblo de Costa Rica, le estamos reclamando a la Corte IDH que ha claudicado en los principios de la Convención Americana de Derechos Humanos, principalmente en el respeto a la autodeterminación de los pueblos, que se ha visto gravemente violada", añadió la sustituta de Fabricio Alvarado en el Congreso.

En la carta, los diputados aseguran que la interpretación que permitiría el matrimonio gay "violenta la interpretación etimológica del término matrimonio" y creen que roza "peligrosamente con otros de los principios exegéticos para interpretar normas jurídicas: el método literal, el método contextual, el método histórico y el método genético".

La opinión que lanzan los diputados se basa, según argumentaron, en el criterio de uno de los jueces, Eduardo Vio Grossi, quien alega que "cada pueblo tiene el derecho de autodeterminarse y diseñar su propio ordenamiento jurídico", sin tener intromisiones foráneas.

Asimismo, los parlamentarios alegan que quienes consideran que la resolución de la Corte IDH está por encima del derecho interno podrían incurrir en los delitos establecidos por el Código Penal, "donde claramente se prohíbe este tipo de relaciones por medio del matrimonio".

La nota está firmada por Aracelly Segura, Julio Rojas Astorga, Ronald Calvo Canales, Olivier Jiménez, Paulina Ramírez, Marta Arauz, Juan Luis Jiménez, Maureen Fallas, Lorelly Trejos y Danny Hayling, del PLN.

Por el PAC, firmaron Nidia Jiménez y Marco Vinicio Redondo; por la Unidad, dieron sus firmas William Alvarado, Rosibel Ramos, Luis Vásquez, Johnny Leiva, Gerardo Vargas Rojas y Rafael Ortiz.

La carta también está rubricada por Gonzalo Ramírez y Abelino Esquivel, de Renovación Costarricense, así como Alexandra Loría, de Restauración Nacional, y el libertario José Alberto Alfaro.