Lucía Astorga. 5 mayo, 2018

El Teatro Nacional hará gala de sus 120 años de historia arquitectónica y cultural durante el traspaso de poderes el próximo martes, para recibir a las delegaciones internacionales que participarán en el traspaso de poderes.

Para hacer esto posible, este sábado a las 10:20 a. m. se realizó, de forma manual, la elevación del piso del sector de luneta, con el fin de colocarlo al mismo nivel del escenario.

Me encuentro en el acto de elevación del piso de la luneta del Teatro Nacional que se realiza en el marco de traspaso de poderes.

Posted by Carlos Alvarado Quesada on Saturday, May 5, 2018

El procedimiento mecánico se lleva a cabo tal y como se hacía cuando el Teatro fue construido; requiere la fuerza 12 personas, quienes por cerca de 20 minutos deben empujar, de forma ininterrumpida, los seis brazos de madera de un eje, cuyo movimiento de rotación activa seis grandes tornillos que levantan el piso con la ayuda de vigas de hasta 15 metros de longitud.

En esta ocasión, se contó con la presencia del presidente electo, Carlos Alvarado, quien participó en la ardua tarea, junto a su esposa Claudia Dobles y los vicepresidentes electos, Epsy Campbell y Marvin Rodríguez.

Cada uno lideró un equipo compuesto por 12 personas, entre asesores y familiares, de forma tal que pudieran dividirse la carga de trabajo en cuatro turnos.

El mecanismo de elevación del piso de luneta es giratorio, al rotarlo en contra de las manecillas del reloj, se sube; para bajarlo, debe ser girado en la dirección opuesta, es decir, a favor de las manecillas.

Los ciudadanos podrán apreciar este cambio sin costo alguno, los días 12 y 13 de mayo, desde las 9 a. m. y hasta las 5 p. m., incluso se dejará colocada la alfombra roja.

Esta actividad permitirá que las personas hagan un recorrido diferente de la histórica estructura y conocer los pormenores de este procedimiento, mientras disfrutan de diversas presentaciones artísticas.

Este sábado por la mañana, el presidente electo, Carlos Alvarado, asistió al Teatro Nacional para participar de la elevación del piso de la luneta. Lo acompañaron su esposa, Claudia Dobles, y los vicepresidentes electos, Epsy Campbell y Marvin Rodríguez. Foto: Teatro Nacional para LN.
Este sábado por la mañana, el presidente electo, Carlos Alvarado, asistió al Teatro Nacional para participar de la elevación del piso de la luneta. Lo acompañaron su esposa, Claudia Dobles, y los vicepresidentes electos, Epsy Campbell y Marvin Rodríguez. Foto: Teatro Nacional para LN.
Ingeniería centenaria

Uno de los aspectos más llamativos del mecanismo, es que no fue concebido originalmente para teatros, de hecho es de origen naval y fue construido por la fabricante de barcos italiana Larini Nathan & Co.

Debido a que el piso de la luneta tiene una inclinación para facilitar a los asistentes la visualización de la puesta en escena, el levantamiento del piso se hace de forma diferenciada.

Los dos primeros tornillos que están ubicados más cerca del escenario y más bajos, suben 1,20 metros, los del centro 90 centímetros y los que están por la entrada suben únicamente 70 centímetros.

La primera vez que se utilizó este mecanismo para convertir al Teatro en un gran salón, fue el 31 de diciembre de 1897.

Así luce el Teatro Nacional cuando el piso de la luneta, donde normalmente se ubican las butacas, se levanta para quedar al nivel del escenario. El interior de este recinto cultural se convierte en una gran explanada de madera. Foto: Fred Herrera para LN.
Así luce el Teatro Nacional cuando el piso de la luneta, donde normalmente se ubican las butacas, se levanta para quedar al nivel del escenario. El interior de este recinto cultural se convierte en una gran explanada de madera. Foto: Fred Herrera para LN.

"Los costarricenses del siglo XIX hacíamos grandes fiestas para el 15 de setiembre y para el 31 de diciembre, un gran baile no podía faltar. En esta primera ocasión el salón quedó amplísimo y las puertas del teatro se abrieron para todo el público".

"Es un sistema que hoy, prácticamente, solo el Teatro Nacional lo conserva útil y en perfecto estado, porque conocemos de otros lugares que lo tienen pero no es tan sofisticado como el nuestro", explicó la historiadora.

El sistema no genera daños a la estructura del Teatro, de acuerdo con Arce, ya que el piso de la platea está flotando sobre las vigas, por lo que no pega en ninguna parte.

Luego de que el Teatro se inaugurara el 19 de octubre de 1897, con la ópera Fausto, era común que se levantara el piso para la celebración de bailes de corte popular y también para las élites oligárquicas.

Sin embargo, en años recientes esta labor había quedado reducida a eventos muy exclusivos.

La visita del expresidente estadounidense Bill Clinton en 1997; el traspaso de poderes de la administración Arias Sánchez a la de Laura Chinchilla, en mayo del 2010; así como la visita del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, en junio del 2013, son tres acontecimientos recientes que ameritaron la nivelación de ambos pisos.

Esta tendencia quiere ser cambiada por la actual administración del Teatro, según indicó Arce.

Es por esta razón que la última vez que se hizo el levantamiento del piso fue en el 2016, para un concierto de aniversario de la Orquesta Sinfónica de Heredia.

Imagen de archivo que muestra la forma en que funciona el sistema de elevación. Foto:Jorge Castillo.
Imagen de archivo que muestra la forma en que funciona el sistema de elevación. Foto:Jorge Castillo.
Presidente electo hace llamado a diputados

El futuro mandatario costarricense pidió a los diputados aprobar un préstamo por $31,6 millones, que ha venido gestando el Teatro con el Banco Centroamericano de Integración Economica (BCIE), para convertirse en un sitio más seguro para los visitantes.

"Necesitamos el apoyo para el Teatro Nacional, pedimos a los diputados y diputadas, que este podría ser un proyecto para iniciar con el pie derecho, que además tiene el visto bueno de Hacienda, el Banco Central y la Comisión de Empréstitos", dijo Alvarado a La Nación.

La iniciativa aun debe ser presentada al Congreso para convertirse en proyecto de ley y que ingrese a la corriente legislativa, para su discusión y posterior aprobación de los diputados.

Este empréstito tiene como objetivo realizar una intervención arquitectónica que implicará, entre otras cosas, dotar a la edificación de un sistema contra incendios, proveerle una nueva instalación eléctrica y realizar mejoras sustanciales en la tecnología teatral, situada, especialmente, en el escenario.

El pasado 5 de abril, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, firmó la Ley que declara al Teatro Nacional de Costa Rica como Símbolo Nacional del Patrimonio Histórico Arquitectónico y Libertad Cultural, dicha normativa fue aprobada en segundo debate el 5 de febrero, con el apoyo de 40 diputados.

Imagen de archivo que muestra cómo queda el piso de la luneta al mismo nivel del escenario, tras un proceso de elevación. Foto de Jorge Castillo.
Imagen de archivo que muestra cómo queda el piso de la luneta al mismo nivel del escenario, tras un proceso de elevación. Foto de Jorge Castillo.