Por: Aarón Sequeira 9 septiembre, 2015
Sindicalistas del ICE y de la ANEP protestaron, en julio, contra lo que consideran “ataques salariales” de sectores políticos. | MAYELA LÓPEZ.
Sindicalistas del ICE y de la ANEP protestaron, en julio, contra lo que consideran “ataques salariales” de sectores políticos. | MAYELA LÓPEZ.

Las amenazas del sindicalista Fabio Chaves no inquietan a los directores de los medios de comunicación, quienes repudian las declaraciones del funcionario y aseguran que seguirán con su trabajo.

El criterio común entre los jefes de los periodistas es que la responsabilidad es informar a los costarricenses de acuerdo con lo que dicte la conciencia profesional y según las necesidades de información.

“Es una amenaza cobarde. No me extraña que venga algo así de Fabio Chaves, quien parece no entender la dinámica democrática”, aseguró Ignacio Santos, director de Telenoticias del canal 7.

El periodista afirmó que no confía en la sensatez de los dirigentes sindicales, pero sí en la de muchos empleados públicos para no hacerle caso al dirigente del Frente Interno de Trabajadores del ICE (FIT-ICE).

“Cuando un movimiento como el sindical amenaza así, el sistema debe replantearse el funcionamiento de esas organizaciones”, dijo Silvia Ulloa, directora de CRhoy.com .

Para ella, ciudadanos y periodistas deberían preocuparse por los dardos de un dirigente de un sindicato que, como los demás, se alimenta del dinero de los costarricenses.

Randall Rivera, jefe de Noticias Monumental , considera inaceptable que Chaves y compañía pretendan influir en los enfoques de los medios de prensa a través de sus amenazas a la seguridad. “Sus dardos no han dado en el blanco”, afirmó.

“Creo que uno tiene que llamar a la calma en estas situaciones. No se puede violar el principio de la libertad de expresión; los ciudadanos tienen que estar totalmente informados”, destacó Paola Hernández, directora del Diario Extra .

Sin temor. Roxana Zúñiga, directora de Noticias Repretel , y Armando González, editor general de Grupo Nación y director de La Nación, coincidieron en que las amenazas de Chaves no los amedrentan ni los atemorizan.

“Tenemos muy clara la función de los medios: revelar la verdad y destapar muchos asuntos encubiertos, como los privilegios y beneficios de que disfruta buena parte de los empleados públicos”, manifestó Zúñiga.

González añadió que él seguirá publicando según su conciencia y las necesidades de información del público lector.

Ottón Solís, del PAC, dijo que Chaves tiene buen corazón y sus palabras no le vienen del corazón. El libertario Otto Guevara calificó el discurso como “repudiable” y expresó que es un acto de matonismo sindical, que amenaza la democracia.