18 julio, 2002

El presidente de la República, Abel Pacheco, ordenó ayer la expulsión del país de un grupo de extranjeros que dicen tener un plan para convertir a la Reserva Indígena de Talamanca, en Limón, en "un reino" independiente de Costa Rica mediante la coronación de su propio rey.

Los extranjeros decían pertenecer a una organización de bien social que se autodenomina País Global de Paz Mundial (PGPM) creada, supuestamente, bajo las leyes de Holanda.

El Presidente emitió la orden de expulsión luego de conocer un informe del Ministerio de Seguridad Pública que indica que las intenciones del grupo eran financiar la creación de un reino independiente en la Reserva Indígena Bribri de Talamanca, donde habitan unos 8.000 aborígenes.

Uno de los líderes de esa organización, mencionado en el informe, es Emmanuel Shiffgens, quien manifestó a las autoridades ser de nacionalidad alemana y primer ministro de la PGPM.

No trascendieron los nombres de los otros extranjeros.

Todos están alojados con Shiffgens en un hotel de Puerto Viejo, cantón de Talamanca.

Según Pacheco, la organización incurrió en conductas reñidas con la ley y por eso pidió expulsarlos. El ministro Ramos dijo que hoy los extranjeros serán "invitados" a salir del país.

La coronación

El 23 de junio de este año, la organización coronó a Lisandro Méndez, médico tradicional indígena como Rey de Talamanca y lo llamaron "Epe de Awapa Lisandro".

El acto se llevó a cabo en un lugar conocido como Cachabri, con la oposición de un grupo de vecinos de la Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena de Talamanca (Aditibri).

Según el informe, el grupo persuadió a los indígenas a crear una nueva moneda llamada "raam" y ofrecieron a otros costarricenses construir un Palacio de la Paz en zonas aledañas a San José.

De acuerdo con el informe enviado a Pacheco, el 24 de junio, Benjamín Feldman, quien se autodenomina ministro de Finanzas y Planificación de la organización, envió una nota al Rey Lizandro Méndez en la que le informan que depositaron en un banco de Holanda 400.000 raams (teóricamente equivalente a $4.000.000) "para que pueda comenzar la moneda nacional de su país".

Siempre según la nota, ese dinero sería el primer desembolso de $100.000.000 que serían otorgados para el nuevo país con el propósito de potenciar su economía.