Por: Daniela Cerdas E..   3 julio, 2016
Terminar las secundaria le costó siete años de su vida a Lui Miauo Hizhen. Comenzó en el 2009 y se graduó de bachiller hace una semana. Ahora espera ingresar a la universidad a estudiar psicología. | JOSÉ DÍAZ
Terminar las secundaria le costó siete años de su vida a Lui Miauo Hizhen. Comenzó en el 2009 y se graduó de bachiller hace una semana. Ahora espera ingresar a la universidad a estudiar psicología. | JOSÉ DÍAZ

Un incendio en setiembre del año pasado le quitó a Lui Miauo Hizhen su restaurante y su casa, en La Uruca, San José, pero no logró arrebatarle las ganas de aprender español y sacar su bachillerato.

Lui, de nacionalidad china y de 40 años, llegó al país en 1994. El primer día aquí, estuvo seis horas en San José porque no sabía cómo preguntar por el bus que tenía que tomar para reunirse con sus familiares.

Como no quiso volver a pasar por un momento así, decidió aprender español y, además, quiso sacar el bachillerato para ayudar a sus dos hijos en el estudio y por “curiosidad”.

“El incendio del restaurante (llamado Hong Kong) fue una de las etapas más duras que he vivido desde que estoy en Costa Rica, pero yo igual continué estudiando; yo no iba a dejar de estudiar por eso”, contó Lui, quien ya se naturalizó.

Terminar la secundaria le costó siete años de su vida. Comenzó en el 2009 y se graduó de bachiller hace una semana.

Pasó por varios institutos privados; luego optó por uno de los programas de educación de adultos del Ministerio de Educación Pública (MEP). Iba dos días a la semana, de 8 a. m. a 11 a. m.

Por su trabajo, que comenzaba poco después de las 11 a. m. y finalizaba a las 11 p. m., muchas veces se le dificultaba estudiar.

Aprovechaba cuando no había muchos clientes para repasar la materia. Su “tiempo favorito” para estudiar era de 11 p. m. hasta la 1 a. m., cuando ya todo estaba en silencio.

“Yo ya había sido bachiller en China, pero estudié el bachillerato aquí porque quería aprender la historia de Costa Rica. Soy muy curiosa, y también me servía para repasar el español”, contó.

Precisamente, Español fue la materia que le resultó más difícil. Tuvo que repetir exámenes hasta tres veces.

También se le dificultaba el Inglés, curso en el cual repetía hasta dos veces las pruebas

Sin embargo, para Lui, la enseñanza en Costa Rica “es más fácil” que la de China.

“Aquí lo que siempre se me dificultó fue Español, pero las demás materias, no. En China hay muchas más materias en el ciclo educativo”, relató Lui, quien mostró una bolsa con cientos de hojas en donde practicaba dictados y escribía textos en español.

Terminar el bachillerato, no es lo último que Lui hará para superarse . Ella espera ir a la universidad para estudiar Psicología.