Daniela Cerdas E.. 27 mayo
Las evaluaciones estaban programadas para marzo pero por la pandemia de la covid-19 se tuvieron que reprogramar. Foto: Lilliam Arce.
Las evaluaciones estaban programadas para marzo pero por la pandemia de la covid-19 se tuvieron que reprogramar. Foto: Lilliam Arce.

Durante los fines de semana de agosto, el Ministerio de Educación Pública (MEP) aplicará las pruebas de bachillerato por madurez.

Inicialmente, esas evaluaciones estaban programadas para marzo, pero debido a emergencia nacional por covid-19 se pospusieron.

“El MEP ha trabajado en el proceso de recalendarización de las pruebas de Educación Abierta para agosto. Atendiendo las recomendaciones y pautas del Ministerio de Salud, se habilitó una mayor cantidad de sedes y de días para la aplicación, de manera que en cada recinto por aula haya menos estudiantes”, comentó la viceministra académica Melania Brenes.

La funcionaria afirmó que se tomarán todas las medidas necesarias basadas en los protocolos de Salud, para dar seguridad a los estudiantes y delegados.

Serán 33. 674 estudiantes que ya estaban matriculados para las pruebas de marzo los que acudirán a la primera convocatoria de este año.

Los exámenes se mantienen para sábados y domingos, tal y como estaba establecido en la calendarización de marzo. No obstante, como se realizará en grupos más pequeños, se distribuyeron en dos fechas.

La Dirección de Gestión y Evaluación de la Calidad informará oportunamente a los alumnos en qué grupo, horario y sede les corresponde realizar la prueba.

Pruebas de bachillerato por madurez será en agosto 2020
Pruebas de bachillerato por madurez será en agosto 2020

El MEP ha tenido que realizar modificaciones en todos sus programas. Actualmente, los estudiantes regulares participan en distintas alternativas de educación a distancia, sin que se realicen evaluaciones.

La jerarca del ramo, Guiselle Cruz, anunció que una comisión de expertos trabaja en un plan para un retorno paulatino a las clases presenciales para después de las vacaciones de medio año, si el comportamiento del virus, causante de la covid-19, lo permite.